Zidane, un artista del fútbol

Zidane, un artista del fútbol

HAMELIN, Alemania. (AFP) – El mediocampista Zinedine Yazid Zidane, un francés de origen argelino, de voz baja y sonrisa tímida, disputará el domingo con Francia la final del Mundial de fútbol de Alemania, y luego dejará al deporte huérfano de la categoría que lo convirtió en un mago, un artista.

A los 34 años de edad, Zizou consiguió los más importantes trofeos del mundo, aportando en ellos sus propios goles, pero logró también algo aún más difícil, transformarse en una especie de unanimidad, un astro al que todos los aficionados del mundo aplauden en cada jugada.

En 2004, Zidane anunció su retirada de la selección francesa. En 2005, sin embargo, luego de una ‘revelación’, dijo que retornaría a vestir la camiseta de ‘les bleus’, pero que abandonaría el fútbol al fin de la Copa del Mundo, luego de terminar con contrato con el club español Real Madrid.

Feliz decisión. No solamente porque ayudó con su talento a situar a Francia en la final de la Copa del Mundo, sino también porque los aficionados de todo el planeta pudieron disfrutar de su juego elegante y eficiente, y porque él mismo podrá retirarse con el momento mayor del fútbol mundial. Resulta difícil imaginar un escenario más adecuado para que el mediocampista francés dispute su último partido que una final de Copa del Mundo, vistiendo la camiseta de un país que él hizo campeón y teniendo por delante nada menos que a la ‘squadra azzurra’, Italia.

Para los amantes del fútbol, en el caso de ‘Zizou’ ya poco interesa el resultado. Porque en cualquier situación, con Zidane campeón o no, el fútbol se quedará sin su presencia marcante en la cancha. En cualquier caso, el fútbol perderá un verdadero gigante.

El entrenador de Brasil, Carlos Alberto Parreira (cuya selección fue eliminada por Francia luego de un partido magnífico de Zidane) ya definió al mediocampista como «un monstruo».

Otro eliminado por Zidane, el también brasileño Luiz Felipe Scolari, entrenador de Portugal, dijo que «ojalá Zidane pueda jugar hasta los 50 años, porque da alegría verlo actuar».

Como Zidane había anunciado que se retiraría después del Mundial, muchos temían que su abandono de las canchas sea marcado por el fiasco, ya que la selección francesa estaba lejos de inspirar confianza cuando llegó a Alemania.