Woodrow Wilson

Woodrow Wilson

Woodrow Wilson, estadounidense, demócrata, disléxico, hijo de un ministro presbiteriano, se graduó de abogado en la Universidad de Virginia, empezó a trabajar de abogado pero su bufete sucumbió. Interesado en la política, hizo su doctorado en ciencias políticas en la Universidad John Hopkins, por un tiempo se dedicó a la Academia como profesor universitario, primero, luego fue electo Rector de la Universidad de Princeton. Wilson es probablemente el único presidente estadounidense que logró dar el salto de la alta academia a la política, con valores morales y humanos diferenciales pues mantuvo una política intervencionista hacia Latinoamérica y pacifista en Europa. Fue presidente en 1914 y en el 1918.

Wilson propuso al Congreso, el 8 de enero de 1918, su plan de 14 puntos que deberían aplicarse en Europa, entre los cuales estaba la autodeterminación de los pueblos conquistados en la Primera Guerra. Esto produjo conmoción en los gobiernos inglés y francés que como he escrito se habían “repartido” los territorios por conquistar.

Incluimos a continuación un resumen de los puntos que condujeron a la Sociedad de Naciones precursora de las Naciones Unidas:

1. Convenios abiertos y no diplomacia secreta en el futuro.

2. Absoluta libertad de navegación en la paz y en la guerra fuera de las aguas jurisdiccionales, excepto cuando los mares quedasen cerrados por un acuerdo internacional.

3. Desaparición, tanto como sea posible, de las barreras económicas.

4. Garantías adecuadas para la reducción de los armamentos nacionales.

5. Reajuste de las reclamaciones coloniales, de tal manera que los intereses de los pueblos merezcan igual consideración que las aspiraciones de los gobiernos, cuyo fundamento habrá de ser determinado, es decir, el derecho a la autodeterminación de los pueblos.

6. Evacuación de todo el territorio ruso, dándose a Rusia plena oportunidad para su propio desarrollo con la ayuda de las potencias.

7. Plena restauración de Bélgica en su completa y libre soberanía.

8. Liberación de todo el territorio francés y reparación de los perjuicios causados por Prusia en 1871.

9. Reajuste de las fronteras italianas de acuerdo con el principio de la nacionalidad.

10. Oportunidad para un desarrollo autónomo de los pueblos del imperio austro-húngaro.

11. Evacuación de Rumania, Serbia y Montenegro, concesión de un acceso al mar a Serbia y arreglo de las relaciones entre los Estados balcánicos de acuerdo con sus sentimientos y el principio de nacionalidad.

12. Seguridad de desarrollo autónomo de las nacionalidades no turcas del imperio otomano y el estrecho de los Dardanelos libres para toda clase de barcos.

13. Declarar a Polonia como un estado independiente que además tenga acceso al mar.

14. La creación de una asociación general de naciones, a constituir mediante pactos específicos con el propósito de garantizar mutuamente la independencia política y la integridad territorial, tanto de los Estados grandes como de los pequeños.

El presidente Wilson no se quedó en la propuesta de los puntos, sino que se trasladó a Europa para presidir las negociaciones de paz, lamentablemente, en estos esfuerzos fue “engañado” por Lloyd George y Clemenceau, por tanto sus ideas no pudieron ser aplicadas en la magnitud que había pensado. El presidente estuvo seis meses en Europa donde recibió las más grandes muestras de agradecimiento pero los esfuerzos, al parecer, mellaron su salud, un lado de su cuerpo perdió la movilidad y al volver a Washington encontró un Congreso adverso que no veía con buenos ojos algunos de los 14 puntos. La enfermedad del presidente Wilson durante su participación en las negociaciones de paz en Versailles fue un desagradable adelanto a la debilitada energía que exhibió F. D. Roosevelt en la célebre reunión de Yalta.

La primera guerra mundial propulsó a los Estados Unidos de América en la escena mundial como gran potencia, posición que se ha ido reforzando con el paso de tiempo. El 2014, no sólo es el centenario de la primera guerra mundial, sino además, el 75 aniversario de la segunda guerra mundial y el 25 de la caída del muro de Berlín. Fue la primera motorizada con la introducción de tanques, aviones y lo más terrible las armas bacteriológicas: el gas pimienta.