Washington está  intranquilo mientras
Chávez proyecta un banco pionero

Washington está  intranquilo mientras<BR>Chávez proyecta un banco pionero

POR RICHARD LAPPER
Hasta muy recientemente pocos tomaron en serio la idea del presidente Hugo Chávez de establecer un nuevo banco de desarrollo sudamericano que rivalizara con las principales instituciones de préstamos del continente.

Pero con las promesas de esta semana del ministro de Finanzas de Venezuela, de que el propuesto Banco del Sur ya empezará a distribuir préstamos el año próximo con el respaldo de Argentina, Bolivia, Ecuador y Paraguay, y posiblemente Nicaragua y Brasil, los prestadores multilaterales tradicionales están enfrentando la posibilidad de contar con un competidor.

Venezuela y Argentina han combatido largo tiempo lo que consideran el dominio de Estados Unidos en las instituciones multilaterales de préstamo del hemisferio, y quieren tener más control sobre el desarrollo de la región.

“El Sur tiene que hacerse cargo de sus propios problemas”, dijo un importante banquero argentino.

Oficialmente, los dos rivales potenciales, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) –en el cual EEUU tiene una participación de 30%– y la menor Corporación Andina de Desarrollo (CAF), han acogido el acontecimiento con el criterio de que con más dinero y muchas necesidades sociales y de infraestructura que presionan, habrá muchos negocios.

Sin embargo, en privado, salen las preocupaciones. Una persona informada  del BID dijo que el Banco podría reforzar las divisiones regionales que han surgido como resultado de la radicalización de Venezuela y el crecimiento de un campo anti-estadounidense, respaldado desde el año pasado por las elecciones en Bolivia, Ecuador y Nicaragua.

Dice que el Banco del Sur, en especial si Brasil se incorporara, representaría la mayor amenaza al BID desde que América Latina sufrió una serie de incumplimientos de pago de deuda en la década de 1980. “Con el dinero de Venezuela y la voluntad política de Argentina y Brasil, este es un banco que podría tener mucho dinero y un enfoque político diferente. Nadie va a decir esto en público, pero no nos gusta”.

Teme que la institución multilateral con sede en Washington, en el peor de los casos, podría reducirse a una institución respaldada principalmente por EEUU y sus aliados regionales más cercanos, México y Colombia.

Con el respaldo inicial de Argentina y tres países más pequeños –Ecuador, Paraguay y Bolivia–, el nuevo banco tendrá una base de capital de US$7 millardos (£3.6 millardos, _5 millardos): una cantidad que probablemente estaría financiada por contribuciones considerables de las reservas conjuntas de Argentina y Venezuela.

Esto contrasta con el capital pagado de US$4 millardos y US$3,7 millardos que actualmente tienen el BID y el CAF, respectivamente, aunque el BID también puede extraer recursos de más de US$100 millardos.

El gobierno radical de Venezuela y sus partidarios aprovecharon la conferencia anual del BID la semana pasada, en Ciudad Guatemala, para adelantar sus planes. Rodrigo Cabeza, el ministro de Finanzas de Venezuela, dijo en la reunión que las “comisiones técnicas” se reunirían en Argentina, Caracas y Ecuador las próximas semanas, con un plan final listo a finales de junio.

El señor Cabeza también se mostró optimista con que Nicaragua, y lo más importante, Brasil –antes tibio con la idea–, se unirían al banco  Los préstamos a los sectores de educación y salud en Bolivia han sido identificados como prioridades iniciales.

“Eso se va a producir”, dijo Cabeza. “Nos permitirá dispensar las condiciones que los multilaterales [como el BID y el Banco Mundial] fijan a los préstamos. Eso va a profundizar la integración financiera y económica”.

Un problema decisivo será si Brasil firma o no con la nueva institución. La semana pasada, Paulo Bernardo, el ministro brasileño de Planificación, dijo que “un fortalecimiento significativo del CAF” era “quizás la mejor alternativa” para el Banco del Sur, añadiendo que la base de costo relativamente baja del CAF y la agilidad añaden atractivos.

La CAF recibió recientemente a Brasil como un accionista; un compromiso que añadirá más de US$1 millardo a su capital de pago. Se espera que Argentina haga un compromiso similar con la CAF, añadiendo otros US$600 millones. Argentina y Venezuela también continuarán siendo grandes prestatarios del BID, dijo un alto funcionario del Banco.

Pero de acuerdo con otros bien informados del BID, el Banco del Sur podría complicar seriamente los retos que enfrenta su presidente Luis Alberto Moreno, el ex diplomático colombiano que asumió el liderazgo con respaldo de EEUU hace unos 18 meses.

Un dilema que enfrenta el BID ahora es cómo encontrar un nuevo papel en una era en la cual se necesita menos para propiciar la estabilidad macroeconómica y más para promover la actividad en el sector privado a escala menor.

El aumento en los precios de las materias primas y la inundación de liquidez internacional le ha permitido a la mayoría de los países de la región construir grandes excedentes de cuenta corriente, fortalecer sus reservas y deshacerse de la dependencia de las instituciones multilaterales basadas en Washington.
VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION