Víveres del Cibao no han subido precio

Víveres del Cibao no han subido precio

POR ANSELMO SILVERIO
SANTIAGO.-
Los productos agropecuarios que salen del Cibao para la capital y otras ciudades no han registrado alzas desde el año pasado, a excepción del plátano que subió RD$1.00.

Mientras tanto, comerciantes de la plaza Hospedaje Yaque de esta ciudad no descartan que si aumenta más la tasa del dólar y se mantienen las medidas económicas actuales, se registren alzas en otros rubros agropecuarios en los próximos días.

El plátano subió de $3.00 a $4.00 la unidad, mientras que la libra de zanahoria se cotiza entre $10.00 y $15.00, la docena de berenjenas cuesta $20.00, la libra de ají cubanela se vende a $15.00, la de batata a $5.00, la de yuca a $6.00, la libra de tomate de ensalada a $10.00 y la de auyama $10.00.

En cuanto a las carnes, el filete de res se vende sobre los $80.00, la de pollo en granja cuesta $17.50 y picado se vende a razón de $24.00 la libra.

Luego de las fiestas de Año Nuevo, en el mercado local aumentaron de precios los aceites comestibles, detergentes, pastas alimenticias, jabones, sardinas, pastas dentales, sazones, leche envasada, chocolate, avena, pasta de tomate, los jugos, refrescos, la cocoa, el arenque, el bacalao, las especias y otros productos.

Al respecto, juntas de vecinos y de asociaciones de madres culpan a los comerciantes de especular con los productos de mayor consumo entre los pobres y acusaron al gobierno de no actuar y proteger a los agiotistas.

Mario Abréu, presidente de la Asociación de Mayoristas en Provisiones de Santiago (AMAPROSAN),  culpó al gobierno de aplicar una política no ajustada a la realidad social del país y de provocar alzas en los precios de los productos, al tiempo que desligó a sus miembros de la actual carestía.

Abréu sostuvo que los comerciantes no producen ni elaboran alimentos, ya que sólo son intermediarios y que como tienen acceso directo con los consumidores son vistos como los responsables de las alzas.

Manifestó que los industriales alegan que las razones de las alzas son la aplicación del 13 por ciento de la comisión cambiaria, el cobro del 16 por ciento del ITBIS a muchos productos y la aplicación del 1.5 por ciento del anticipo a las empresas.

Además, dijo que se está cargando al producto final el aumento de un ocho por ciento en la tarifa eléctrica, en un momento en que tienen costos extraordinarios con el gasto de combustible, de piezas y la adquisición de plantas de emergencia.

Otro elemento, añadió Abréu, es el aumento de la prima del dólar que ayer cerró en el mercado local a $35.20 por US$1.00.

Sostuvo que hace tiempo que hay mayor oferta que demanda y que por tanto no se puede hablar de que las alzas se deben a la escasez.

“Todo esto que ocurre es resultado de una política fiscal del gobierno que necesita cubrir los ingresos dejados fuera y que el gobierno necesita para cotejar el desmonte arancelario”, dijo.