Viudo de Bhutto podría encabezar gobierno Pakistán

Viudo de Bhutto podría encabezar gobierno Pakistán

ISLAMABAD
AFP.-
Asif Ali Zardari, viudo de turbia reputación de la ex primera ministra Benazir Bhutto, será muy probablemente elegido presidente de Pakistán este sábado por una mayoría parlamentaria fragilizada, en un país asolado por los ataques de los islamistas cercanos a Al Qaida.  Zardari sucederá a Pervez Musharraf, forzado a dimitir el 18 de agosto por una coalición de partidos opositores que vencieron en las legislativas del pasado mes de febrero.

 El viudo de Bhutto era un desconocido fuera de su país antes del asesinato de su esposa, en un ataque suicida en plena campaña electoral el pasado 27 de diciembre.

 Y en su propio país, antes de que tomara las riendas del Partido del Pueblo Paquistaní (PPP) pocos días después del magnicidio, Zardari encarnaba el símbolo de la corrupción del poder en los años 1990.

 La ascensión a la presidencia del que los paquistaníes conocen como «Mister 10%» (en referencia a las comisiones que le acusaban de cobrar antes de beneficiarse de una amnistía a finales de 2007) no debería cambiar nada en el paisaje político a corto plazo: Zardari dirige de hecho el país desde marzo, como líder del primer partido de la coalición gubernamental.

 Su elección como presidente no debería ayudar pues, al menos por el momento, a la República Islámica de Pakistán, única potencia militar nuclear del mundo musulmán, a salir del caos (político, económico y, sobre todo, militar) en la que está inmersa desde hace más de un año.

 Aliado clave de Estados Unidos en su «guerra contra el terrorismo» desde septiembre de 2001, este país de 160 millones de habitantes está azotado por una ola sin precedentes de atentados suicidas que en el último año ha causado cerca de 1.200 muertos. A tres días de la elección, el primer ministro Yusuf Raza Gilani escapó a un atentado cuando dos disparos alcanzaron su vehículo en un suburbio de Islamabad. Funcionarios dijeron que Gilani no se encontraba en el automóvil.  El ejército combate desde 2002 contra las milicias islamistas ligadas a la red Al Qaida de Osama bin Laden y contra los talibanes afganos que, según Washington, han reconstituido sus fuerzas en las zonas tribales del noroeste, en la frontera con Afganistán. Washington, que financia gran parte de esta guerra de Pakistán contra el terrorismo, dio recientemente un golpe sobre la mesa y «abandonó» a su protegido Musharraf, al considerar que el ejército no había realizado lo suficiente por eliminar la amenaza islamista.

Mueren 37 en ataques

ISLAMABAD. AP.  Mientras un choque armado y un ataque aéreo dejaron 37 milicianos islámicos muertos en el volátil noroeste de Pakistán, un político que muy probablemente se convierta en el próximo presidente del país dijo el jueves que Pakistán está del lado de Estados Unidos en su lucha contra el terrorismo internacional.  Las fuerzas federales fronterizas en la provincia de la Frontera del Noroeste dijeron que 20 milicianos murieron en un choque armado fuerte que comenzó alrededor de la medianoche del miércoles en el área de Darra Adam Khel, al sur de Peshawar. No mencionó ninguna baja entre las filas militares. 

En una declaración, agregó que varios soldados resultaron heridos cuando los milicianos dispararon cohetes contra un puesto de control militar cerca de la ciudad de Tor Ghundai y contra un campamento de fuerzas de seguridad en Khar.