Violencia mortal

Violencia mortal

TIBERIO CASTELLANOS
La muerte de cualquier persona me conmueve y me entristece. Pero la muerte de personas que son victimadas a sangre fría y sin que esas personas tengan la manera de defenderse, me da rabia. Si, me da mucha rabia.

No estoy en contra ni a favor de la tenencia de armas de fuego. Pero pienso que si en cada una de esas aulas a donde entró el asesino armado y aparentemente bien entrenado, un estudiante a menos hubiera tenido, disimuladamente, una pistola, es muy probable que el número de bajas estudiantiles hubiera sido mucho menor. Y probablemente el maldito coreano no hubiera ni siquiera tenido tiempo de suicidarse.

Luego de estos acontecimientos, la gente siempre se pregunta ¿Por qué? ¿Por qué?. No hay explicación lógica. Y parece que este tipo de enfermo mental o loco, que comete estas matanzas, lamentablemente, abunda. Dicen algunos que la TV, el cine y otros medios de comunicación contribuyen a su formación.

Así las cosas, y mientras no se descubra la vacuna contra estos locos, yo pienso que las universidades americanas, además de la policía que ya tienen, deben tener, en cada aula, unos cuantos estudiantes que, disimuladamente, porten una arma. Un arma que sepan usar. Estudiantes que hayan pasado por los filtros de psicólogos y policías veteranos.

Bien sé que no será fácil la formación de este cuerpo élite de seguridad. Pero no creo que es imposible su formación. A pesar de lo que ya dijimos, que dicen algunos sobre el daño que causa en niños y adolescentes la TV, el cine, etc., siempre hay en cada grupo de personas, jóvenes o viejos, unos que no son fácilmente excitables.

Unos a los que se les nota la capacidad de observar y discernir con calma y aplomo ante diferentes situaciones.