Vice hace advertencia
Aseguradoras de Salud

Vice hace advertencia<BR>Aseguradoras de Salud

Por ALTAGRACIA ORTIZ G.
El vicepresidente Rafael Alburquerque advirtió ayer a las Aseguradoras de Riesgos de Salud (ARS) que el Seguro Familiar de  Salud (SFS)  sólo  necesita médicos y clínicas para funcionar,  y puede prescindir de las aseguradoras.

 El funcionario reaccionó de esa forma luego de escuchar abundantes quejas de los dueños de clínicas de todo el país contra los requerimientos y exisgencias de las ARS.

Los quejosos señalaron, además, que las ARS  los podrían llevar a la quiebra con sus requerimientos y la falta de equidad con que quieren obtener sus ganancias.

“Bajo ningún concepto vamos a permitir que se perjudique a pacientes, a médicos y clínicas, pues ustedes han hecho un trabajo e inversiones para atender la salud del país”, dijo el vicepresidente a representantes de más de 170 clínicas de todo el país.

Sostuvo que los dueños de centros de salud y los médicos son la espina dorsal del sistema. “Lo que es una añadidura son las ARS y de ellas podemos prescindir”.

En la reunión de ayer “llovieron” las quejas de los representantes de clínicas privadas. Dijeron que las ARS pueden hacer fracasar esa red privada de salud.

 Las palabras del vicepresidente generaron repetidos aplausos.

La meta es incorporar al SFS a 2.5 millones de trabajadores. Por  1.5 millón que ya han sido afiliados, la Tesorería de la Seguridad Social ha recaudado en materia de salud, 1,000 millones de pesos, sostuvo el tesorero Henry Sahdalá.

 Alburquerque pidió a la Secretaría de Salud Pública que se mantenga vigilante ante el desarrollo del SFS. Pidió a los médicos y clínicas privadas que documenten todas las denuncias que reciban, de forma que se puedan establecer responsabilidades.

Recordó que los médicos no pueden prescribir medicamentos que  sean genéricos o de marca. Insistió en que ninguna aseguradora puede obligar a prescribir tipos de medicamentos específicos.

 “Una resolución de la SISALRIL prohíbe que las ARS monopolicen y tengan centros de atención primaria”, dijo Alburquerque.

“Sabíamos que al iniciar el nuevo modelo que hoy tiene 1.5 millones de dominicanos del régimen contributivos cubiertos tendríamos problemas, pero esas quejas llegan sólo al 0.17 por ciento”, dijo, tras minimizar las quejas. Sostuvo que en general, las quejas de todo el sector no llegan al uno por ciento.

Sostuvo que la Dirección de Información y Defensa del Afiliado (DIDA) ha recibido sólo unas 2000 quejas de los afiliados del régimen o de las clínicas privadas.

Se trata de un sistema que debe ir mejorando, funcionará sobre la base de las prestadoras de servicios, las públicas y las privadas.

El vicepresidente pidió al doctor Bautista Rojas Gómez que se reuna periódicamente con los dueños de clínicas a fin de revisar la marcha del nuevo modelo.

Planteó que es necesario que negocien las ARS y las prestadoras de servicios. Indicó que el SFS necesita de empresarios, trabajadores y gobierno para poder funcionar.

Indicó que el Estado garantizará que la Seguridad Social funcione. “Hemos prohibido terminantemente la integración vertical, que las ARS puedan incursionar en centros de atención primaria”, dijo Alburquerque.

LAS QUEJAS

En algunas clínicas privadas le dicen a los pacientes que existe dos seguros, el del gobierno y uno complementario, lo que es incierto, pues solo existe el SFS.

En numerosas clínicas privadas se mantiene el cobro en las emergencias y por consulta por encima de lo que establece la resolución de la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (SISALRIL).

Médicos y clínicas cobra por encima de los establecido sin dar recibos a los pacientes, al mismo tiempo varios centros privados han aumentado el costo por las habitaciones.

Estas quejas han sido recogidas por técnicos de la DIDA. En algunos centros le dicen a los a pacientes que no cogen el seguro del Gobierno.

En algunas clínicas siguen pidiendo a los pacientes que depositen una cantidad determinada previo a un internamiento y en otras clínicas han tratado de sacar a los técnicos de la DIDA.

Hubo quejas de que algunas clínicas privadas le dicen a los afiliados que sus problemas los debe resolver la DIDA.

En algunas clínicas las secretarias de los médicos no tienen seguros

Las mayores quejas de los dueños de clínicas giraron en torno a la presión a que son sometidos por parte de las ARS.

Las clínicas pequeñas no son tomadas en cuenta para contratos de las Aseguradoras. Los costos aumentan, pero los dueños de clínicas no ven claras sus ganancias.

En algunos casos hubo reportes de pacientes que están siendo tratados como si no hubiera seguro de salud.

Algunos dueños de clínicas no sabían como actuar en casos de pacientes graves que están ingresados en salas de cuidados intensivos. No saben si se le cobra con el Plan Básico o con el plan complementario.

Otros médicos dijeron que no se sienten representados en la Asociación Nacional de Clínicas Privadas (ANDECLIP), mientras otros pedían que Salud Pública habilite y acredite sus centros de atención primaria.