Ven países buscan formar un  nuevo eje antioccidente

Ven países buscan formar un  nuevo eje antioccidente

MOSCU. AFP. La visita a Moscú del presidente sirio Bachar al Assad  contribuye a perfilar un eje antioccidental en torno a Rusia integrado, entre otros, por el venezolano Hugo Chávez y el bielorruso Alexander Lukashenko.

 Antes que el dirigente sirio, en la residencia veraniega del Kremlin, a dos pasos del territorio separatista georgiano de Abjasia, estuvo el jefe de Estado bielorruso, Alexander Lukashenko.

 La posición de Damasco es conocida. «Apoyamos totalmente a Rusia» frente a la «continuación de la política estadounidense de tiempos de la Guerra Fría», declaró Assad en una entrevista

 En su pulso con Occidente, Rusia «quiere apoyos y está dispuesta a pagar, y los que se encuentran al margen de la gran política se han agitado», dijo Viktor Kremeniuk, del Instituto EEUU-Canadá de Moscú.

 El martes fue el presidente bielorruso, marginado de la comunidad internacional, quien se mostró halagador con su homólogo ruso.    Por su parte, el jefe de Estado venezolano, Hugo Chávez, amigo desde hace tiempo del primer ministro ruso, Vladimir Putin, y jefe de filas de la izquierda antiestadounidense en América Latina, anunció el domingo haber invitado a la Marina de guerra rusa a las costas del Caribe venezolano.   Para Fedor Lukianov, redactor jefe de la revista «Rusia en la política global», la crisis georgiana «catalizó el cambio de ambiente en la escena internacional», iniciado ya con el fortalecimiento de Rusia, amparada por el alza de los precios del petróleo. Moscú necesita estos apoyos ya que tiene problemas para conseguir el favor de sus vecinos de la ex URSS», añade el analista.