Ven existe un desorden ecológico y ambiental

Ven existe un desorden ecológico y ambiental

Por ALTAGRACIA ORTIZ G.
LOS CACAOS, San Cristóba.-
La erosión del suelo, el cambio del modelo de siembra, la falta de conciencia del cuidado del medio ambiente por parte de campesinos y autoridades son en gran parte responsables del desorden geológico y medio ambiental que sufre esta comunidad.

La opinión la expresaron estudiantes de la carrera de medio ambiente que trabajan en un levantamiento de datos en la zona. Henifa Tejeda, Juan Francisco de la Cruz, Freddy García, Venancio Silverio y Elizabeth Rodríguez. El criterio también lo sostiene Harold Massle, un pequeño empresario turístico de la comunidad.

“Aquí sustituyeron la especie de aguacates nativo por otro tipo para exportación”, explicó García.

Insistieron que la falta de conciencia en general es la responsable de todo el desorden que causó la tormenta Noel.

“La tala de los brocales, la construcción en medio de pendientes y el uso de supuestos campesino que los hacen pasar como dueños de tierra, cuando en realidad no lo son ha llevado a todo esto”, indican los estudiantes de medio ambiente.

No niegan que en esas comunidades haya familias campesinas, pero insisten en que la mayoría ya no tiene tierras, pues las vendieron a gente con dinero que la depreda y sólo le interesa sembrar cultivos rápidos para exportar. Sin embargo, insten en que ni los campesinos, ni las autoridades cuidan el suelo en esa comunidad.

“Aquí hay pocos campesinos con tierra, hay haitianos sin tierra y testaferros”, informaron al señalar que cuando llega algún técnico de Medio Ambiente, les dicen que tienen que sobrevivir.

Las huellas de la deforestación son evidentes, no hay guardabosques y las personas que eran propietarias de terreno vendieron sus tierras por centavos y se marcharon a las ciudades. Los campesinos se han dedicado al moto-concho y a los trabajos informales en las ciudades.

Comunidades como Jeringa, El Cinco y Manomatuey tienen pocos campesinos con tierra.

En estas comunidades los terrenos de las elevadas montañas se erosionaron y derrumbaron numerosas viviendas. La angosta carretera fue tapada de tierra arenosa. Las lomas   y los damnificados quedaron desnudos.