Ven el metro pierde velocidad

Ven el metro pierde velocidad

POR GERMAN MARTE
Comerciantes de la avenida Máximo Gómez, cuyos negocios están ubicados próximo a los lugares donde serían construidas las estaciones del Metro Santo Domingo, afirmaron ayer que los técnicos de la oficina encargada de la megaobra fueron hace unos meses por el lugar, hicieron algunas señales con pintura en el pavimento, pero jamás han vuelto por la vía, lo que les hace pensar que «el tren pierde velocidad».

«Ellos vinieron y midieron, pero no he visto más señales del metro. Parece que eso está perdiendo velocidad, se está enfriando», indicó un empleado de uno de los negocios frente a los cuales aún se pueden ver la pintura en el pavimento señalando que allí iría una de las estaciones del tren.

Otros se quejaron de que nadie se les ha acercado a explicarles los pormenores de la obra, a pesar de que serían los afectados con la misma.

Entretanto, en la oficina del ingeniero Diandino Peña se informó que los trabajos están paralizados porque ya todos los estudios fueron hechos y sólo se está a la espera de que el presidente Leonel Fernández tome una decisión con relación a la obra cuyo costo se estima en US$326.69 millones.

Desde hace más de un mes, técnicos de la oficina del metro procedieron a señalar algunos puntos en la avenida Máximo Gómez, donde supuestamente estarían las estaciones del tren subterráneo.

Empleados de Dental Estética, restaurante Fai Chan, una estación de gasolina, una oficina de Tricom, una pizzería y otros negocios de la Máximo Gómez casi esquina Juan Sánchez Ramírez dijeron que nadie les ha informado nada acerca del metro, a pesar de que próximo a sus negocios se colocaron señales que unos dicen son para estudiar el terreno y determinar si las edificaciones soportaban las vibraciones, mientras otros afirman que serían para construir allí estaciones para abordar el tren.

En la estación de gasolina Shell ubicada entre las calles Manuel Arturo Peña Batlle y Tunti Cáceres, donde supuestamente iría otra estación, se informó que los técnicos del Metro fueron y marcaron el lugar hace aproximadamente dos meses, «pero después de eso no han a hacer más nada», dijo Blasdimil Beras, quien no quiso ofrecer detalles de la obra alegando que las negociaciones la habían hecho directamente con la administración de la Shell y no con ellos.

Empleados de la sucursal de Burger King de la Máximo Gómez próximo al supermercado Nacional, donde también se ha señalado el terreno, dijeron que a ellos nadie les ha dicho nada sobre la posibilidad de que frente a su establecimiento se construya una estación del tren.

José Pérez dijo que siempre y cuando el tren pase por debajo no hay problemas para su negocio, pero sí lo habría en caso de que se obstruya el paso de vehículos por el lugar, al menos durante la construcción de la obra, y precisamente frente a este establecimiento hay una de las marcas que hizo la oficina constructora del metro.

«Yo no puedo decir nada hasta que no vea la realidad, porque hasta ahora uno sólo oye cosas, pero no ve nada», dijo el gerente de una empresa, que pidió reservas de su nombre.

«Los contratistas marcaron ahí, pero no hablaron con nosotros. Deberían por lo menos hablar con uno», declaró.