Ve segunda vuelta casi inevitable

Ve segunda vuelta casi inevitable

POR GERMAN MARTE
Lamentablemente, si René Preval no alcanza más del 50% de los votos, los haitianos tendrán que ir a una segunda vuelta  el próximo 19 de marzo, con todo lo que ello implica, afirmó ayer el ex cónsul, Edwin Paraison. La razón es que los demás candidatos no muestran mucha disposición de evitar al país una segunda vuelta, a pesar de la amplia ventaja de Preval sobre sus competidores, dijo el diplomático.

Además, señaló que Haití no cuenta con figuras de peso que puedan servir de mediadores ante una crisis, como ocurre aquí con monseñor Agripino Núñez Collado.

Tampoco existe una sociedad civil capaz de inclinar la balanza, ya que estuvo apoyando a  Manigat contra Preval, y es ese contexto, según Paraison, el que no permite ningún tipo de concesión de parte de los actores implicados, por eso no hay que esperar que Manigat o Baker tengan la suficiente humildad para declarar ganador a Preval. “Así que, probablemente, vamos a tener que ir a una segunda vuelta, si Preval no logra el porcentaje necesario para pasar en la primera vuelta”, sostuvo Paraison, al tiempo de advertir que el candidato de “La Esperanza”, y hombre cercano al depuesto presidente Jean Bertrand Arístides tiene, que manejarse con mucho tacto, porque no lo estarían descalificando si el tribunal electoral dice que hay que ir a una segunda vuelta.

Preval, suma el 49.10% de los sufragios, con el 75 por ciento de los votos escrutados. Pero aún no alcanza la mayoría absoluta. Mañana estarían los resultados finales.

De acuerdo con Paraison, Preval no tiene otra opción que ir a una segunda vuelta, si el tribunal electoral lo decide de esa manera”, expresó el ex cónsul. Lo contrario sería ir contra la ley y la Constitución, advirtió Paraison, quien destacó que el pueblo haitiano acudió a votar masivamente, no obstante las deficiencias logísticas que hubo en el montaje del proceso.

Manifestó que si los números del partido La Esperanza coinciden con los del Consejo Electoral, Preval tiene la obligación de respetar la decisión del tribunal, y evitar que sus partidarios salgan a las calles a manifestarse en contra de la decisión del tribunal.

“La organización de las elecciones no estuvieron a la altura de la participación de la población electoral haitiana. En muchos centros de votación no tenían listo el material electoral y los observadores pudieron darse cuenta de la poca preparación del personal electoral. El pueblo haitiano respondió masivamente, pero no fue recibido como se debía, incluso hubo centros de votación que recibieron hasta dos mil votantes y no tenían ni un baño”.

No obstante estas fallas, apuntó Paraison, el proceso de las votaciones del pasado martes siete fue correcto, el problema vino luego, durante el conteo de los votos, “hay varios sectores que han expresado su preocupación en torno a una total imparcialidad del tribunal electoral, visto que varios miembros de ese tribunal tienen vínculos políticos con algunos partidos”.

ABSTENCION AFECTO A PREVAL

En los cálculos que originalmente se había hecho desde los predios de la plataforma de la Esperanza, el partido de Preval, no estaba previsto una cantidad tan elevada (más de 100 mil) de votos nulos, lo que ha hecho cambiar los cálculos que daban a Preval como ganador ya en la primera vuelta, con más del 55% de los sufragios, con una amplia ventaja sobre sus competidores.

De todos modos las proyecciones indican que Preval con 49.10% de los votos, ganaría una segunda vuelta, pues mantiene una ventaja de más de 38 puntos por encima de su más cercano competidor, Leslie Manigat, que no ha sobrepasado el 11.72%. En tercer lugar está Charles Henri Baker, con 8.02%.

Por eso  -a juicio de Paraison- es lamentable que Haití no cuente con figuras de equilibrio, para evitar que Haití tenga que celebrar una segunda vuelta electoral, a pesar de una diferencia tan grande entre Preval y sus contrincantes.

Consideró que hay muchas probabilidades de que Preval gane la segunda vuelta, a pesar de que todos sus opositores habían firmado un “entendimiento” mediante el cual se comprometieron a apoyarse si uno de los firmantes tenía que ir a una segunda vuelta, y entre estos estaban Manigat (11.72%) y Baker (8.02%), quienes quedaron segundo y tercero, respectivamente. Los demás 29 candidatos de las elecciones del martes estaban muy por debajo.