Vasco Núñez de Balboa y la Conquista del Darién

Vasco Núñez de Balboa y la Conquista del Darién

JOSE ALFREDO RIZEK BILLINI
Fue la vieja ciudad de Santo Domingo de Guzmán el punto de partida de las hazañas de nuestros conquistadores en tierra firme. En las Atarrazanas del río Ozama un hervidero de hombres aventureros, con noticas de tierra firme, aumentaban los deseos de aventuras y conquista, la búsqueda insaciable de riquezas obnubilada sus mentes.

Es en este entorno que el Bachiller Martín Fernández de Enciso, organiza una expedición con el objetivo de la conquista del Darién. Al momento que las naves se disponían a partir con la señal de banderas de la Torre del Homenaje, un joven que describirán los cronistas como de figura apuesta, rasgos de valentía e inteligente, era sorprendido dentro de un baúl de madera como viajero ilegal, en vista que no figuraba en el listado de expedicionarios a embarcar. Ese audaz aventurero se llamaba Vasco Núñez de Balboa, quien sería perdonado por el Comandante Fernández de Enciso, expedicionario ilegal que con sus proezas causaría grandes revuelos en la conquista de América.

Al arribar la nave en la colonia de San Sebastián, se encuentran con un carrabelón (llamado así por tener mayor dimensión de esrola), que conducía a los hombres sobrevivientes de la expedición fracasada del sanguinario Alonso de Ojeda, que fueron recogidos en acto humanitario por el Bachiller Fernández de Enciso. Dentro de los expedicionarios que se agregaron a la nueva empresa, había uno que por sus dotes de mando y energía sobresalía, era Francisco Pizarro, que como el anterior advenedizo que habían descubierto en un barril de madera, serían figuras descollantes en el proceso de la conquista.

La expedición fue bordeando las costas del Darién y desembarcaron en una bahía con fuentes de aguas dulce, en donde formaron un pequeño pobladito humilde que llamaron Santa María de La Antigua, en honor a la devoción Mariana dominante a la Virgen de Nuestra Señora de Antigua.

Ese pequeño asiento colonial fue el ambiente propicio para que por sus condiciones de valentía y liderazgo, así como por sus dotes de mando fuese un jefe, con la actitud de beneplácito de sus compañeros y Fernández de Enciso.

Luego de varias escaramuzas contra los aborígenes, tuvo un significativo combate contra un grupo de indígenas comandados por el valiente cacique Guaraca, quien muere en combate en compañía de más de 100 indios, según nos refiere el cronista y soldado Bernal Díaz.

En vista de que solo disponía de unos 67 hombres de armas, usó un método de guerra y táctica de ir sometiendo progresivamente a los jefes indígenas en la costa del Mar Caribe y en otros casos utilizando la persuasión amistosa, se internó en las selvas para comprobar si esas tierras eran un istmo como informaban los indios y que a poca distancia había grandes cantidades de agua.

Con trabajos indescriptibles, con penosas y forzadas marchas entre pantanos infectados de cocodrilos, escalando montañas, resistiendo el constante acosamiento de los indígenas, pero respaldado por el valor espartano y la compañía de perros de presa muy temidos por los indígenas, finalmente Vasco Núñez de Balboa llega el 26 de septiembre de 1513 a las aguas del Pacífico, que el bautizó así por la quietud de su aguas en esa época del año y tomó posesión de las aguas, costas e islas a nombre de la Corona Española; esta hazaña lo colocaría como uno de los grandes capitanes de la conquista de América.

Con la gran fama adquirida, dio espacio a la envidia, maledicencia y la actitud de adversidad de grandes enemigos que le acechaban.

Al no tener un acuerdo previo con la corona española y no ser el Gobernador de esas tierras se le considera un usurpador de los derechos de Colmenares, Diego de Nicueza y Fernández Enciso y en esos momentos era nombrado como Gobernador del Darién Don Pedro Arias Dávila, conocido más por los cronistas de Indias como Predarias, quien llegaba a esas tierras con la expedición más numerosa, unos 2,000 hombres entre los que se entremezclaban personajes letrados como el historiador Bernal Díaz del Castillo, el famoso cronista de Indias Gonzalo Fernández de Oviedo y la dama noble Doña Isabel Bobadilla de Arias Dávila, esposa del Gobernador Pedrarias.

Llegado el Obispo Juan de Quevedo toma en sus manos con gran intensividad la defensa de Núñez de Balboa, a quien lo calificaban de usurpador, logrando salvarlo por sus grandes méritos de esa trama sediciosa.

Se urde una segunda trama contra la vida de Pedrarias y los intrigantes señalan al Adelantado Vasco Núñez de Balboa como autor de la gran traición, ordenándosele a Francisco Pizarro la orden de prender al descubridor del Océano Pacífico, iniciándose un nuevo proceso contra una persona inocente noble y de gran valor.

No valieron las súplicas de sacerdotes y compañeros de aventuras. Vasco Núñez de Balboa el valeroso capitán que cruzara el Istmo de Panamá, organizara la Colonia de Santa María de la Antigua, a fuerza de Bizarria y valor espartano, era conducido al cadalso junto a sus valerosos oficiales y amigos, Botello Valderrabano, Muñoz y Arguello en 1517 con tan solo 42 años. Vasco Núñez de Balboa no molestaba a los planes ambiciosos de Pedrarias, el cual podía actuar ya con toda libertad.

Los esfuerzos conquistadores de Núñez de Balboa en descubrir nuevos secretos de las costas de Darién, no se perdieron. Don Pascual de Andagoya costearía los litorales como lo había realizado aquel y en el año 1522 llegaría hasta el Río San Juan.

La conquista del Darién que luego se llamaría Castilla de Oro, sería a partir de 1526 el punto de partida para la conquista del Perú.