Valora estabilidad económica

Valora estabilidad económica

LA VEGA.- El superintendente de Bancos,  Rafael Camilo, valoró como altamente positiva para los agentes económicos, la estabilidad macroeconómica y financiera lograda en la República Dominicana durante los dos años de gestión del actual gobierno.

“Se pasó de un inadecuado manejo de la política fiscal y de endeudamiento, a la recuperación de la confianza y credibilidad de todos los agentes económicos acerca del sistema financiero dominicano”, añadió Camilo.

 El funcionario expresó su satisfacción por lo afirmado por el jefe de división del Fondo Monetario Internacional, señor Andy Wolfe, quien aseguró que “el positivo desempeño se debe mucho a la recuperación de la confianza en el sistema financiero, debido al fortalecimiento de la supervisión bancaria y a la aplicación estricta e integral del marco legal”.

 Hablando ante la matrícula de la Asociación La Vega Real de Ahorros y Préstamos, a quienes expuso sobre la “Estabilidad macroeconómica y financiera en la República Dominicana: Logros y Perspectivas”, Camilo dijo que suscribe la afirmación del FMI al establecer que el logro de la gestión actual “está enviando una señal fuerte con respecto a la determinación de las autoridades monetarias y financieras en  asegurar la salud del sistema bancario”.

Puntualizó que el FMI y otros organismos han valorado como altamente positiva  la recuperación económica del país en un tiempo récord, así como la fortaleza de la supervisión y de la aplicación estricta de las nuevas normas prudenciales.

Asimismo, dijo que también han llegado a decir que muchos de ellos tendrán que releer los textos de economía, porque en el gobierno del presidente Leonel Fernández se han roto todos los parámetros en materia de recuperación  económica.

Enumeró las principales acciones que se planteó su gestión para que los agentes económicos confiaran de nuevo en el sistema financiero dominicano, luego de la crisis bancaria ocurrida en el anterior gobierno, que comprendió lograr la capitalización de la banca múltiple y que los bancos constituyeran las provisiones faltantes, así como el desmonte de los préstamos a las empresas vinculadas.

Igualmente, la presente gestión se trazó como meta y logró la elaboración del conjunto de normativas y reglamentos para fortalecer la supervisión financiera y el fortalecimiento interno de la propia Superintendecia de Bancos, en los aspectos de la Capacitación Técnica de sus Recursos Humanos y en la dotación de modernas tecnologías.

En ese orden, Camilo resaltó la puesta en vigor durante los dos primeros años de gobierno de los reglamentos de la Ley Monetaria y Financiera, como son de Disolución y Liquidación de Entidades Financieras, de Límites de Créditos a Partes Vinculadas, de Evaluación de Activos, de Riesgos de Mercados y Liquidez y de Funcionamiento de Fondo de Contingencia, entre otros.

Asimismo, la elevación de la calidad en el trabajo de supervisión, mediante el monitoreo diario de la liquidez de la banca, el requerimiento de capitalización y provisiones y planes de negocio y la aplicación del esquema de inspección basado en riesgos.

Camilo destacó, igualmente, que la Superintendencia de Bancos se ha fortalecido de manera institucional con la elaboración y ejecución de un plan estratégico, la implementación de la carrera de  supervisión bancaria mediante el  programa de jóvenes profesionales, la capacitación de todos sus técnicos  y la introducción de tecnologías de punta.

Además, señaló que la actual gestión ha relanzado el “Servicio de Protección al Usuario de los Servicios Financieros”, que dotó de nuevas y confortables instalaciones y además estableció una extensión en la ciudad de Santiago, para todo el Cibao.

También, la creación del Departamento de Supervisión Cambiaria, que garantiza la transparencia y regularización del mercado de divisas y ha fortalecido la central de riesgos de la institución, que contribuye a la reducción del riesgo de la cartera crediticia en el país.

El objetivo del tipo de supervisión que se realiza en la actualidad está orientado a la verificación de que las entidades supervisadas cumplan con las diferentes regulaciones que les son aplicables, considerando de manera integral todos los riesgos que puedan afectar la solvencia, liquidez y estabilidad de las empresas financieras.

El Superintendente de Bancos entiende que la vuelta de la confianza en el sector financiero, como resultado del conjunto de medidas adoptadas por la autoridad monetaria y financiera, ha tenido un efecto directo en el crecimiento de la economía y en la estabilidad macroeconómica del país.