Valor del voto evangélico

Valor del voto evangélico

Ahora en víspera de unas elecciones presidenciales, el voto evangélico cobra una vez más gran relevancia.

 Una mirada ordinaria indica que la comunidad protestante ha crecido vertiginosamente en el país. Se afirma que más de un 20% con relación a la población nacional.

Últimamente se nota la presencia de movimientos internos dirigidos por figuras evangélicas. Pero todos se han quedado sólo en eso. Ni uno solo ha logrado siquiera el reconocimiento de la Junta Central Electoral (JCE).

 El Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano-PQDC- es la única organización política que mayor acercamiento guarda con los evangélicos.

La razón es que su líder, el doctor Elías Wessin Chávez, profesa desde muy joven públicamente esta fe.

Además, en todas sus gestiones, que van desde el Congreso Nacional hasta secretarías de Estado, los creyentes han contado siempre con su respaldo.

Hasta ahora los evangélicos son como una especie de mar dentro del cual muchos desean pescar algo.

Lo demuestra el hecho de que en estos días algunos han copado los medios lanzando consignas y llamados a favor de partidos y candidatos fuera de la comunidad de creyentes mientras que, otros, los refutan.

Los hay que en nombre de los fieles hacen amarres tras bastidores vendiendo la imagen de ser los grandes dueños y manejadores de esa masa.

Ante todo esto, sin lugar a dudas que el voto protestante necesita ser articulado.

Creo que no se puede seguir trillando el camino sin tener un objetivo bien claro.

En lugar de estar dispersos y siendo manejados antojadiza y estratégicamente por individuos que, una vez en el poder, no reconocen su trayectoria y aporte, conviene identificarse claramente con alguien que no sólo tenga verdadera vocación de poder, sino que esté comprometido con la obra de Dios.