Urge envío de ayuda a Haití

Urge envío de ayuda a Haití

BRASILIA (AP).- Los riesgos de un aumento de conflictividad y de deterioro social aumentan en Haití en la medida que no llegan los dineros comprometidos, afirmó el jueves el asesor internacional del presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

   Marco Aurelio García viajó del 5 al 10 de noviembre a Puerto Príncipe como enviado especial de Lula para recabar datos de primera mano sobre cómo ayudar a esa nación, aparte del apoyo del ejército de Brasil que encabeza una fuerza multinacional de paz de Naciones Unidas en el empobrecido país caribeño.

   El cuadro social en Haití «es espantoso… Puerto Príncipe es una inmensa »favela» (o barriada pobre). Una ciudad con una precariedad absoluta de servicios, con toneladas de basura en las calles que contrastan mucho con un pueblo digno»», dijo García a periodistas en el palacio de gobierno.

   «La perspectiva que nos inquieta mucho es que la llegada de ese dinero demore»», agregó García refiriéndose a más de 1.000 millones de dólares comprometidos por la comunidad internacional para ayudar a Haití, pero de los cuales, aseguró, no ha llegado nada.

   Dijo que se debe evitar que esa ayuda se quede trabada «en los laberintos de los burocracia internacional, o tal vez inclusive, en los propios laberintos de la burocracia del gobierno»» interino haitiano.

   «Si no hubiera una movilización muy fuerte, en el sentido de reactivar mínimamente la economía haitiana en los próximos meses…la situación podrá ser una situación muy deteriorada y los riesgos de conflictividad social deberán aumentar»», dijo el asesor.

   Aseguró que Brasil tiene algunas propuestas para lograr destrabar la llegada de esa ayuda, pero declinó dar detalles, asegurando que debía discutirlos primero con Lula.

   «No podemos esperar mucho tiempo…no habrá Haití que espere hasta el 2006»», dijo García asegurando que algunos proyectos internacionales de ayuda se refieren a planes a 18 o 24 meses. Dijo que de inmediato se pueden implantar medidas simples como recoger desperdicios.

   Señaló que se debe «contratar a 3.000 personas para recoger basura de las calles y yo garantizo que hay basura para más de 3.000 personas»».

   García narró que durante sus cinco días de misión mantuvo 26 reuniones, desde encuentros con el gobierno interino de Gerard Latortue, hasta los embajadores de Estados Unidos, Canadá, Francia y Cuba, así como de distintos grupos políticos, incluyendo Lavalas, del depuesto presidente Jean-Bertrand Aristide, quien salió el 29 de febrero de Puerto Príncipe después de tres semanas de violentas protestas.

   De acuerdo con García, el movimiento Lavalas está dividido en torno a un eventual retorno de Aristide, quien se encuentra exiliado desde mayo en Sudáfrica.