Urbina feliz con rescate de su madre

Urbina feliz con rescate de su madre

CARACAS (AP).- El lanzador Ugueth Urbina se reunió con su madre en la noche del viernes, luego de más de cinco meses en los que ella permaneció secuestrada por un grupo de venezolanos y colombianos, según informaciones policiales.

Maura Villarreal, de 54 años, fue rescatada durante un operativo de fuerzas policiales en una desolada zona del sureste de Venezuela.

Uno de sus captores murió en un enfrentamiento armado con la división antisecuestros del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), dijo el director del CICPC, Marcos Chávez el sábado. Se cree que otros secuestradores fueron heridos durante el tiroteo, pero las fuerzas policiales aún buscan sus pistas, dijo Chávez durante una rueda de prensa. Dos personas fueron detenidas, pero Chávez no dio detalles sobre su identidad.

Unos 30 efectivos de la división antisecuestro participaron en el operativo que comenzó la mañana del viernes y duró ocho horas. Ninguno resultó herido.

El comisario agregó que se creía que un grupo no menor a diez secuestradores estaba en el lugar cuando comenzó el tiroteo. A Villareal la mantenían en una zona boscosa, en toldos improvisados al nordeste del estado Bolívar, cerca del río Guaniamo, unos 550 kilómetros al suroeste de Caracas.

En un vídeo enseñado por la CICPC el sábado, se apreciaban algunas colchonetas protegidas sólo por toldos amarrados entre los árboles. Para impedir que la víctima escapara, los captores colocaron pequeños explosivos en un círculo alrededor del área donde ella y unos cuatro secuestradores permanecían, según explicó Joel Rengifo, director de la división antisecuestros del CICPC.

El bosque pertenece a »Las Nieves», un campamento turístico abandonado. La población más cercana queda a ocho horas en automóvil y una hora en avión.

Chávez explicó que los efectivos se trasladaron al sitio en helicóptero y luego en barco.

Los secuestradores exigieron un rescate de 6 millones de dólares, pero no se pagó ninguna suma por su entrega, dijo Chávez. En el sitio se consiguieron varias armas cortas, artefactos explosivos, dos fusiles automáticos, una granada fragmentaria y una escopeta calibre 12. También fueron decomisados en el campamento al menos 600 kilos de cocaína.

«No hay duda que estamos ante una banda de narcotraficantes y secuestradores de nacionalidad colombiana y venezolana»», dijo Chávez. Durante la rueda de prensa, Chávez enseñó una identificación colombiana que dijo podía pertenecer a alguno de los secuestradores que logró huir.

Según investigaciones, se cree que el campamento es utilizado para acumular droga que luego es traficada hacia Estados Unidos y Europa, dijo Chávez.

Villareal fue secuestrada el 1 de septiembre en Ocumare del Tuy, a las afueras de Caracas. Los captores la llevaron a ella, y a uno de sus empleados, Wilson Bolívar, de 19 años, de su residencia, donde funciona un negocio de suministro de materiales de construcción.

Los captores, vestidos en uniformes de la CICPC, redujeron a ocho personas, entre familiares y empleados, que se encontraban en el lugar, según declaraciones de la familia de Villareal.

Bolívar, sin embargo, aún no ha sido hallado, dijo Chávez.

Para conseguirlo, los policías están investigando en el Parque Nacional Guatopo, a unos 30 kilómetros al sur de Caracas, donde creen que Villareal y Bolívar fueron trasladados inmediatamente luego de su captura.

Villareal fue llevada luego individualmente en avión a Las Nieves, pero Chávez no pudo precisar cuánto tiempo permaneció en cada sitio.

Se espera aclarecer más detalles una vez que se interrogue detenidamente a Villareal, quien será examinada por un médico para evaluar su estado físico.

«Fue sorpresivo e inesperado, jamas pensé que me secuestrarían»», contó la madre del jugador a periodistas el viernes en la noche. «No puede decir que me trataron bien ni mal, lo más doloroso fue soportar que dijeran que mi hijo no me quería porque no pagaba el rescate… mandé cartas a mi hijo y me tomaron vídeos»».

Urbina se reunió con su madre tarde en la noche del viernes.

«Estoy feliz, perdonen, pero ahora sólo quiero verla»», dijo el apagafuegos de Detroit escuetamente a periodistas, poco después de su llegada a las puertas de la sede policial.

El caso de Villareal ha atraído atención al creciente problema de los secuestros en Venezuela. Según la CICPC, los secuestros aumentaron de 51 en 1995 a 201 en el 2002.

Las cifras oficiales de los dos últimos años no han sido difundidas. Observadores independientes sostienen que la cifra de secuestros es aún mayor, debido a que muchos no hacen las denuncias por evitar poner en peligro a sus familiares.

Debido a su cercanía con Colombia, Venezuela es un puente para el tráfico de drogas hacia Estados Unidos y Europa.

A pesar del secuestro de su madre, Urbina siguió entrenando para participar en la próxima temporada de grandes ligas. Dave Dombrowski, presidente de los Tigres, dijo en diciembre que Urbina estaba listo para unirse al equipo.

En noviembre, los Tigres le extendieron el contrato por otra temporada en el 2005 por cuatro millones de dólares. En su primera campaña con los Tigres, Urbina dejó marca de 4-6 y una efectividad de 4.50 en 54 innings con 21 juegos salvados.

Urbina tiene un registro de 39-43 con 227 rescates y una efectividad de 3.42 en 10 campañas.