Unir fuerzas ante los virus

Unir fuerzas ante los virus

Una eventualidad que ya ningún país se atrevía a descartar es el ingreso a su territorio del coronavirus que desconcierta a científicos del mundo. El reto para República Dominicana se expresa en el primer caso detectado: un turista puesto ya en cuarentena con desarrollo de la enfermedad. Aquí como en otras partes debe actuarse con todos los medios que harían posible impedir, sin crear pánico, la transmisión entre personas. La centralización para expedir informaciones certificadas con rigor y puntualidad debe garantizar que los ciudadanos estén siempre conscientes de la envergadura del problema. Se está ante un mal difuso en su comportamiento, como imprecisa es también la forma de enfrentarlo que las investigaciones médicas procuran.

Los riesgos de expansión solo serían reducidos o neutralizados con líneas de conducta colectivas en respaldo a las directrices de autoridades tendentes a lograr que el germen no siga contagiado a más seres humanos. Algo elemental y privado como la higiene y el excesivo contacto personal en diferentes ámbitos, incluyendo lugares muy concurridos, obligan a tomar precauciones. Nadie individualmente debe fallarle al interés común de cortar vías de avance al peligroso virus. Se debe reaccionar con presteza en reportar síntomas para colocarse en manos profesionales que establezcan la diferencia entre las gripes habituales y la nueva infección.

La niña linda es el 15 de marzo

Tras el fracaso electoral febrerino, misterioso todavía en sus causas, ninguna falta de esmero ni de asunción de responsabilidades debería presagiar siquiera alguna falla importante para la nueva cita con los votantes. Ni lentitudes (el tiempo apremia) ni la falta de respuestas a la urgencia de concertar garantías a partir de los ejercicios de política y poder, deben poner equívocos sobre un futuro tan cercano.

Que nadie ponga en juego el destino democrático nacional estando el proceso de comicios bajo la presión singular de un sector público que milita con medios e influencias inclinadores de balanza hacia el lado del espectro de candidaturas de él nacidas. Esta crisis ya acumula un alto costo económico y de prestigio. El mundo mira. La juventud se indigna. Las obligaciones institucionales son múltiples.

Más leídas