Una tarea para Medio Ambiente

Una tarea para Medio Ambiente

Entre Andrés y Boca Chica hay una franja de playa muy frecuentada. Es el balneario más cercano de la capital y los municipios del este de la provincia Santo Domingo. Al tratarse de una bahía cerrada, de poca renovación de aguas debido al rompeolas y dos islas, esta playa es susceptible de concentrar contaminantes de diversos orígenes, pero principalmente provenientes de pozos sépticos. En la franja entre Andrés y Boca Chica fluyen parte de las aguas del río subterráneo Brujuelas. Eso explica que desechos de pozos sépticos vayan a parar a las aguas marinas por vía del curso subterráneo de ese  río.

Ya varios manantiales de agua dulce han sido taponados con concreto para evitar mayor contaminación, pero los que brotan desde  el fondo marino parece que continúan vertiendo  contaminantes. Proponemos que  la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales envíe  técnicos a comprobar por qué hay fetidez en algunos puntos de esta franja de playa, sobre todo en las proximidades de Andrés. Esta situación en nada afecta la playa de la zona hotelera de Boca Chica. El análisis de las aguas arrojaría mucha verdad sobre lo que está ocurriendo y permitiría adoptar las medidas pertinentes para que cesen las causas. Los negocios de esta franja mantienen limpia la orilla de la playa, pero nada pueden hacer en cuanto a  la fetidez. Medio Ambiente tiene la palabra.

 

Trato impropio para  humanos

El preso es gente y merece ser tratado como tal. La gente que por alguna razón “cae presa” conserva derechos inalienables aún bajo esa condición. Por lo tanto, es impropio que los presos que tienen vistas en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva carezcan de facilidades para higienizarse. La cárcel de la Fiscalía del Distrito Nacional carece de las facilidades necesarias para que los reclusos puedan asearse.

En un país que ha avanzado tanto en materia judicial y carcelaria, no deberían presentarse casos de trato impropio para personas bajo apremio corporal por haber faltado a la ley, y menos cuando se trata de seres bajo amparo de presunción de inocencia. La privación legal de la libertad es solamente  eso y no implica, bajo ninguna circunstancia, supresión de derecho humano alguno. En el entorno de la Fiscalía a veces el aire se hace irrespirable por falta de higiene de los presos. Es una situación que debe ser corregida cuanto antes.