Una meditación sobre el amor

Una meditación sobre el amor

Encuentre un lugar tranquilo donde pueda sentarse con comodidad, cierre los ojos y respire lenta y profundamente. Imagine un rayo de luz pura y blanca sobre su cabeza y dirija esa energía luminosa hacia su corazón. Piense en su pareja y envíele un amor total e incondicional.  Esta meditación fortalecerá sus relaciones amorosas de forma insospechada.

Seducción “sigilosa”.  La afirmación de que “el sexo está en el cerebro” es más cierta de lo que se supone. Con la práctica, puede utilizar el poder de la imaginación y la visualización para trasmitir pasión erótica sin moverse del sitio. Si encuentra a alguien muy atractivo, tranquilícese. Entonces, en silencio y con intensidad, visualícese tocando, acariciando y besando a esa persona, hasta que sienta un intenso deseo. Sus ojos y energía “hablarán por usted”. El deseo es contagioso, y si “ambos están en la misma onda” su mensaje se entenderá por completo. ¡Compruébelo!

Las claves

1.  Mucho corazón

Para atraer al otro no sólo se debe poner cabeza, sino también, ¡y sobre todo!, mucho corazón. Recuerde que ser seductor o seductora radica en tener sentido del humor y ser cariñoso y cálido, en lugar de recurrir sistemáticamente a la manipulación.

2.  “Persona especial”

Cuando conozca a esa “persona especial”, escriba acerca de esa estimulante experiencia. Esto le hará más consciente de su amor hacia la otra persona, lo cual impregnará de afecto y atractivo, su actitud hacia la pareja. 

3.  Tranquilízese 

Si encuentra a alguien muy atractivo, tranquilízese. Entonces, en silencio y con intensidad, visualíce tocando, acariciando y besando a esa persona, hasta que sienta un intenso deseo.