Un show de lucha libre abre boca de cara al histórico torneo de Pyongyang

Un show de lucha libre abre boca de cara al histórico torneo de Pyongyang

Pyongyang. Luchadores profesionales de varios países, entre ellos Estados Unidos, protagonizaron hoy en Pyongyang un espectáculo con demostraciones de fuerza y artes marciales como aperitivo de cara al histórico torneo de lucha libre de este fin de semana.

El evento, que ha levantado una enorme expectación, se considera como parte de los esfuerzos del aislado régimen de Corea del Norte para promover los lazos con otras naciones en un momento en el que busca atraer el turismo y las inversiones.

El famoso luchador estadounidense Bob Sapp, que es la principal estrella de este campeonato, retó hoy, a modo de calentamiento, en un pulso múltiple a varios jóvenes luchadores locales, entre calurosas ovaciones y gritos de locales y turistas en el recién remodelado centro deportivo de Chejuk de la capital norcoreana.

“Pasaba por aquí de camino a casa, pero he visto que había mucha gente y he venido a ver el espectáculo. Parece muy divertido”, comentó a Efe la señora Park, de 42 años, que formaba parte de la multitud de cientos de personas aglomeradas en torno al espectáculo al aire libre.

Mientras, varios luchadores internacionales, entre ellos el brasileño Montanha Silva y el peso pesado francés Jérôme Le Banner, campeón mundial de full contact y muaythay, mostraban sus músculos y arrastraban con una cuerda un autocar entre fuertes ovaciones del público. Antes, en uno de los gimnasios del centro polideportivo varios profesionales japoneses se enfrentaron a jóvenes promesas norcoreanas de las artes marciales.

Uno de los judokas locales, de solo 23 años, logró levantar al público de sus asientos cuando tiró al suelo con una hábil llave a Atsushi Sawada, toda una ex estrella de la lucha libre en Japón y con una estatura mucho mayor que la de su contrincante.

Los espectáculos de hoy han servido para calentar motores de cara al torneo por “la independencia, la paz y la amistad” que se disputará el sábado y el domingo en el pabellón Ryugyong Chung Ju-yung o Arena de Pyongyang, capaz de albergar a unos 15.000 espectadores.

El torneo está organizado por el exluchador y actualmente senador japonés Antonio Inoki, e incluirá luchas de taekwondo (arte marcial propia de Corea) y también de aikido japonés, así como de lucha libre profesional.

El senador, cuyo verdadero nombre es Kanji, ya organizó un evento de lucha libre similar en la capital norcoreana en 1995.