Un paseo cultural y tropical

Un paseo cultural y tropical

PUERTO PLATA. Quienes tienen la oportunidad de transitar las calles de esta provincia no pueden dejar de admirar la belleza arquitectónica de las majestuosas casas coloniales construidas por manos de verdaderos artistas. Sin duda, con el paso de los años éstas se han convertido en testigos silentes de la historia de esta provincia ubicada en el litoral norte de la isla, y donde el almirante Cristóbal Colón construyó la primera ciudad en América llamada La Isabela.

Tal como dice un párrafo del libro Puerto Plata, letras, colores y sonidos, de la autoría de Ángel Lockward, su “ambiente de libertad, de circulación de personas con opiniones distintas, de trovadores, poetas, pintores, comerciantes y aventureros que fijaron allí residencia, hizo que este pueblo fuera realmente encantado”.

Es por ello, que al dar un paseo por la calle Camino Real, donde está ubicado el Parque Central, podrá notar que éstas son un muestrario de dos estilos arquitectónicos claramente diferenciados: el colonial español y el victoriano; ambos evidencian las influencias europeas que recibió éste puerto, desde sus albores codiciado por las potencias del Viejo Continente. La glorieta del Parque Central y algunas casas de las calles adyacentes, así como el Museo del Ámbar, son ejemplos de construcciones victorianas. Uno empieza a imaginarse cómo era la vida de los dominicanos en esa época romántica.

Es precisamente con el interés de rescatar ese tesoro y devolverle el encanto a la Novia del Atlántico, que Pinturas Tropical a través de su novedosa promoción: “Pinturas Tropical pinta su país”, –empresa que pertenece al Grupo Corripio–, embelleció 10 casas con valor histórico, cultural, social y arquitectónico, no sólo para los puertoplateños sino para todos los que hemos nacido en este país “ubicado en el mismo trayecto del sol”.

[b]Historia[/b]

• La Catedral San Felipe conjuntamente con el Parque Central, las glorietas, bancos, muros, jardines, lámparas, fuentes, a pesar de ser construcción sencilla, tienen ese encanto provinciano típico de esta región.

• El Museo del Ámbar Dominicano es una espléndida muestra de arquitectura victoriana, que contiene algunos de los ejemplares más raros de esta piedra semipreciosa, de gran abundancia en esta costa provincial, de ahí el nombre de Costa del Ámbar.