Un jonrón de Derek Jeter amarga a Boston y lo deja en el terreno

Un jonrón de Derek Jeter amarga a Boston y lo deja en el terreno

POR DIONISIO SOLDEVILA
Dos partidos se han celebrado y dos han sido ganados por un mismo equipo… el de los Yanquis de Nueva York.La rivalidad más grande del deporte profesional inauguró la temporada del 2005 de las Grandes Ligas de la manera más excitante posible, solo que para los campeones mundiales ha sido un gran dolor de cabeza.

En el primer encuentro, el zurdo Randy Johnson apagó los bates rojos de Boston y la ofensiva neoyorquina se desató para apabullar a los Medias Rojas.

Y ayer, el torpedero Derek Jeter mostró el por qué recibió un contrato de US$190 millones hace unos años.

Jeter pegó jonrón en la parte baja del noveno episodio contra el cerrador Keith Foulke, quien venía a lanzar su segunda entrada, para dejar en el terreno a los Medias Rojas con una victoria 4-3 de los Yanquis sobre Boston.

Pero el acto heroico de Jeter se produjo poco después que Mariano Rivera trajera de vuelta los recuerdos de la Serie de Campeonato del año pasado.

Los Yanquis estaban a solo outs de pasar a la Serie Mundial cuando Rivera estropeó un salvamento en el cuarto partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, el primero de dos y el relevo de Nueva York dejó de lucir como el fuerte.

El torpedero Jeter bateó de 3-1 con dos anotadas y una empujada, la de la victoria con su dramático cuadrangular.

El dueño de los Yanquis George Steinbrenner solo atinó a agitar su puño en señal de victoria y el truño de un inning atrás fue borrado por una sonrisa de alegría intensa.

Steinbrenner consiguió lo que quería, al menos, del derecho Carl Pavano, a quien firmaron durante la temporada muerta. Pavano trabajó seis entradas y un tercio, permitiendo siete ponches y con dos carreras permitidas junto a ocho hits.

El japonés Hideki Matsui se destacó con el madero nuevamente al disparar su segundo cuadrangular de la temporada y David Ortiz fletó su primero del año temprano en el partido.

Por los Medias Rojas, Matt Clement solo duró cuatro entradas y un tercio y permitió tres carreras, dos de ellas limpias.