Un desenlace en paz y orden

Un desenlace en paz y orden

Más allá del cierre de las votaciones, la contienda electoral se encontraba  todavía el viernes enrarecida por ánimos caldeados y amagos de complicaciones.

Satisfactoriamente, el rival más cercano al ganador no se demoró en reconocer los resultados comenzado el conteo, cuyas proyecciones no dejaban dudas. La tradición, que al parecer está felizmente en vías de extensión, ha sido que los desfavorecidos se atrincheraran en impugnaciones y rebuscamientos que retardaran traumáticamente el retorno del país al sosiego.

Ayer tuvimos a bien felicitar al pueblo dominicano y a la Junta Central Electoral por el excelente comportamiento de los electores  y por que el tribunal demostró una  adecuada organización y conducción de los comicios. Hoy debemos congratular al Presidente Leonel Fernández Reyna, quien al obtener el voto mayoritario de sus conciudadanos, fue objeto de una clara  demostración de confianza y de legitimación, aun cuando se alegara que fallas institucionales permitieron el uso de los recursos del Estado en la contienda. Cálida felicitación también para el ingeniero Miguel Vargas Maldonado, que tras resultar vencido se acogió con presteza y dignidad al fallo de las urnas.

Reconciliación  y vuelta al trabajo

Quedó atrás el proceso electoral para el cuatrienio 2008-2012 que se caracterizó por sus altos costos y dispendios, y de sensibles efectos que restaban la atención y energía que merecen grandes asuntos de la nación… y hasta los pequeños. En su primera reacción ante el país, y reconocido su triunfo, el Presidente reelecto, doctor Leonel Fernández, pasó antenoche del júbilo a la reconvención, pues llamó a todos los ciudadanos a un pronto regreso al trabajo. Las tareas pendientes son de gran dimensión y los retos abrumadores.

La sociedad, con sus diversos sectores, tiene que trazar objetivos para enfrentar  los problemas económicos y sociales en este momento en que  la humanidad toda   está amenazada por  los altos precios  del petróleo y la energía en general, y de las materias primas e insumos de la producción de alimentos. Pasemos esta página gravosa de los conflictos electorales y políticos y unámonos para seguir adelante.