Últimas tendencias

Últimas tendencias

Alpargatas: esta temporada las artesanales alpargatas desbancan a las sandalias de tacón. Con sus divertidas cintas, que se anudan al tobillo, desfilaron en las pasarelas internacionales cautivando a todas las mujeres por su comodidad.  Bermudas: con pinzas o sin ellas, se ha apoderado de la calle abandonando su espacio natural, la playa.

Se deben mezclar con «tops», camisetas, saharianas e incluso clásicas americanas. Las más deseadas de cintura baja, amplias y con vuelta. Todo un hallazgo.

Croché: labor manual artesanal, popularmente conocida como ganchillo, ha dado el salto desde las clásicas puntillas que adornan toallas, mantelerías y cojines, hasta la pasarela para tejer bellos vestidos y complementos como gorros, «foulares», bolsos y flores para lucir en la solapa.

Drapeados: suaves pliegues en sentido horizontal embellecen tanto vestidos cortos a la rodilla como largos de noche, así como soberbias blusas de seda. Madame Grès, diseñadora francesa de los años 30, fue la artífice de realizar los primeros vestidos con ese halo griego tan delicado como elegante.

Escotes barco: camisetas, vestidos y jerseys con escote en forma de barco sientan muy bien. Favorecen y estilizan la figura, ya que dejan al descubierto el cuello y gran parte de las clavículas.

Faldas: con estampado o en un solo color, de estilo romántico o «folk»,  adornada con lazada, pliegues, tablas o de corte evasé. La falda otorga a la mujer sensualidad y femineidad esta temporada. Combínela con camiseta o top, se verá radiante.

Gafas grandes: Es el complemento más «chic» y sofisticado. Le sienta muy bien a las mujeres con rostro redondo y mandíbula ancha, aunque también las pueden lucir las privilegiadas con el óvalo armonioso. Si se opta por lucir gafas grandes, evite más complementos. Siempre menos es más. Las más solicitadas, las de estilo «retro» y «aviador».

Hippy: este «look» de los años 70 permite mezclar con absoluta libertad estampados con piezas monocromáticas. Túnicas, faldas, camisolas y vestidos con estampados coloristas se impone lucir con collares largos, brazaletes e infinidad de pulseras de distintos colores.

Imperio: el mítico corte imperio, justo por debajo del busto, estiliza la silueta y realza el pecho. Diseñadores como Jorge Vázquez, Dior, Donna Karan, Prada, Marc Jacobs o Carolina Herrera adoran este escote y lo llevan a vestidos que lucen con luz propia sin necesidad de más adornos.

VERSATILIDAD EN LA MODA ACTUAL

El jean está siempre de moda. Hace tiempo que dejó de ser una prenda exclusiva del fin de semana o de las vacaciones. De día o de noche, el pantalón vaquero es la estrella del guardarropa. Se llevan pitillo, de talle caído o amplios con bolsillos grandes, con “top” lenceros muy románticos. Lo último son los vaqueros azotados por los agentes meteorológicos como la escarcha, el viento, la nieve o la lluvia, que acaba de lanzar al mercado la firma “Lee”.

Lentejuelas: cristales, “strass”, pailelles y la eterna lentejuela alegran y decoran la ropa y complementos.

Maxi-cestas: ovaladas, cuadradas o rectangulares, las cestas de mimbre, paja, cuerda y rafia son el complemento más actual. Eso sí, en tamaño XXL.

Nacarados:  los destellos nacarados sobre la ropa se cotizan al alza. Suben puntos los complementos de nácar: collares, pulseras, pendientes y complementos para ir a la playa. Si se atreve, póngase un vestido de pétalos de nácar para acudir a una fiesta. Favorece.

Oro: este color ha dejado de estar únicamente reservado a los vestidos de noche para adquirir protagonismo y convertirse en un fiel amigo de los trajes de chaqueta, las cazadoras, los vestidos e incluso los pantalones. ¿Por qué no lucir un sastre “tweed” dorado para acudir a la oficina?  

Piratas: Recto, pitillo o tipo “capri”, los piratas arrasan. Combinados con zapatos tipo merceditas o alpargatas, descubrirá su lado más sexy y seductor.

Rebeca: de punto fino y en tonos ciclamen, turquesa, blanco, azafrán, amarillo, naranja, son ideales para protegerse en los días más fresquitos.

Safari: el continente africano sigue siendo una fuente de inspiración para muchos diseñadores. La sahariana y la impecable camisa blanca se combina con las bermudas verde caqui y estampados de pitón y leopardo, otorgando al estilo safari un toque “chic”. Imprescindibles cinturón marrón ancho, brazaletes y pulseras de marfil o madera.

Trenchs: estas gabardinas o ligeros abrigos de primavera y verano de algodón, rectos o con volumen, se convierten en prendas con mucho estilo para lucir de día.

Zapatos con cuña: Los zapatos con tacón en forma de cuña, además de comodísimos, resultan muy favorecedores. Se llevan de esparto, corcho y madera, en todos los colores, tanto con falda como con pantalones.

EFE-REPORTAJES