Trump pide a su Gobierno reunificar familias inmigrantes separadas

Trump pide a su Gobierno reunificar familias inmigrantes separadas

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo ayer que pedirá a su Gobierno que actúe para reunificar a las familias inmigrantes que han sido separadas desde el pasado mes de abril, una situación que afecta a más de 2.300 niños.
“Estoy ordenando al Departamento de Salud y Servicios Humanos, al de Seguridad Nacional y al de Justicia que trabajen para mantener juntas a las familias de inmigrantes ilegales y reunir a esos grupos que antes estaban separados”, dijo Trump durante reunión con su gabinete.
Esa orden supone un paso más respecto a la que Trump emitió con su decreto de este miércoles, que ponía fin a la separación de los niños inmigrantes de sus padres en la frontera con México, pero no resolvía la situación de los menores que ya han sido alejados de sus progenitores.
“Tenemos que albergar a estos menores y tenemos que albergarlos de forma segura, y cuidarlos, y después deberíamos devolverlos a casa”, es decir, deportarlos, defendió Trump.
Al menos 2,342 niños han sido separados de sus padres desde abril, cuando el Gobierno estadounidense inició una política de “tolerancia cero” que lleva a presentar cargos criminales contra cualquier adulto que cruza irregularmente la frontera con México, quien era entonces separado de los menores con los que viajara.
Trump decidió este miércoles que, a partir de ahora, los niños indocumentados no serán separados de sus padres, sino que serán retenidos indefinidamente junto a sus familiares en centros de detención de inmigrantes. No obstante, su Gobierno reconoció entonces que no tenía planes de facilitar la reunificación familiar de los niños que ya han sido alejados de sus padres, algo que parece haber cambiado hoy, en base a las palabras de Trump.
El mandatario no dio detalles sobre cómo se facilitará esa reunificación, y centró la mayor parte de su discurso en criticar a la oposición demócrata y acusarla de ser la raíz del problema. “Quieren que cuidemos a los menores y eso está bien, pero no nos quieren dar el dinero para cuidar de los menores”, denunció Trump, quien aventuró que los demócratas creen que las imágenes de la crisis migratoria mejoran sus perspectivas ante las elecciones legislativas de noviembre.
Crisis humanitaria
Los alcaldes de varias ciudades estadounidenses se reunieron ayer en un centro de detención de migrantes en Texas, y denunciaron que a pesar de la firma de una orden por parte del presidente Donald Trump poniendo fin a las separaciones familiares, no ha concluido la crisis humanitaria que él mismo creó.
La alcaldesa de Seattle Jenny Durkan dijo que los albergues de inmigrantes están abrumados debido a los procesos penales iniciados por el gobierno de Trump. «La razón por la cual estos niños no pueden ser devueltos a sus padres es porque el sistema ha quedado abrumado por esta política», dijo Durkan.
«No queda claro si los menores que han sido separados de sus familias están siendo tratados como menores no acompañados. Las autoridades no saben dónde están los padres de estos niños. Esto es una crisis humanitaria».
Melania Trump
La primera dama de EE.UU., Melania Trump, visitó ayer la frontera sur y confió en que se reunifique “rápido” a las familias de inmigrantes que han sido separadas, en un intento de mejorar la imagen de la Casa Blanca.