Tratan frenar bombardeos Gadafi

Tratan frenar bombardeos Gadafi

RAS LANUF, Libia
AFP.
Los países occidentales y muchos árabes alzaron ayer su voz para crear una zona de exclusión aérea en territorio libio que impida al coronel Muamar Gadafi masacrar a la población desde el aire cuando el régimen intensifica su ofensiva para aplastar la rebelión.   

La aviación leal a Gadafi trata de arrebatar el terreno conquistado por los rebeldes. En tres ocasiones bombardeó la zona del puerto petrolero de Ras Lanuf (300 km al suroeste de Bengasi), la posición más avanzada de los insurgentes, comprobó un periodista de la AFP.

Una bomba arrancó la fachada de la planta baja de un edificio de dos pisos, sin que se diera parte de víctimas hasta el momento.

Las tropas de Gadafi rodeaban también la ciudad de Zenten, unos 120 km al suroeste de Trípoli, controlada por la oposición, indicó a la AFP un francés contactado por teléfono en esa ciudad.

También lanzaron un nuevo asalto a la ciudad de Zauiya, a 60 km al oeste de Trípoli, afirmó un desertor, quien pidió a la comunidad internacional que haga algo.    «En cada esquina, hay gente que dispara», afirmó Murad Hemayma a la AFP por teléfono desde El Cairo, donde se ha convertido en el portavoz de los rebeldes. «Gadafi quiere tomar Zauiya antes del miércoles. La comunidad internacional debe hacer algo», agregó.    Ante esta escalada de la violencia, desde Washington hasta El Cairo, pasando por Bruselas, se intensificaron los llamados a proteger a los civiles y a buscar una salida al conflicto que cuente con el aval de Naciones Unidas. No obstante, nadie evoca una intervención militar.

Los próximos días 10 y 11 de marzo en Bruselas, los países de la Organización para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la Unión Europea (UE) tratarán de buscar una salida a la crisis libia sin afectar la legalidad internacional ni desestabilizar la región.    El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, confirmó que la alianza militar examina todas las posibilidades, pero precisó que no intervendrá en Libia sin mandato de la ONU.    El mandatario estadounidense, Barack Obama, y el primer ministro británico, David Cameron, barajaron en una conversación telefónica varias opciones, entre ellas, la zona de exclusión aérea, la vigilancia estrecha, la asistencia humanitaria o la aplicación del embargo de armas, anunció la Casa Blanca.

Francia y el Reino Unido trabajan desde hace días en un proyecto de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para imponer esta zona de exclusión aérea, pero la adopción de dicha resolución parece delicada por la reticencia de China y en especial de Rusia, según diplomáticos.    Varios diplomáticos manifestaron su escepticismo ante la posibilidad de aprobar un eventual proyecto, tras una reunión del Consejo de Seguridad en Nueva York.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, aseguró que su país no actuará sin un mandato de la ONU.

Zoom

Duro ataque

Los milicianos soportaron ayer el duro ataque de las tropas gadafistas, que con seis incursiones aéreas mantuvieron arrinconados a los rebeldes en la defensa del puerto petrolero de Ras Lanuf.   Las consecuencias de los ataques gadafistas, además de las bajas, fueron la evacuación y éxodo de los habitantes de esta terminal petrolera que tiene capacidad para exportar más de 200,000 barriles diarios.   En este sentido, el portavoz del Consejo Nacional Transitorio, Abdelhafiz Ghoga, subrayó ayer  en una rueda de prensa que continuaban las exportaciones de crudo desde todos los puertos petroleros bajo su control.

Más petróleo

NUEVA YORK. AP.  Los precios del petróleo bajaron ayer en momentos en que los ministros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo discutían el incremento de su producción ante la ausencia de exportaciones de Libia por la insurrección que azota al país.   El contrato de crudo West Texas Intermediate para entrega en abril bajó 42 centavos para ubicarse en los 105.02 dólares el barril, en la Bolsa Mercantil de Nueva York. 

En Londres, el crudo tipo Brent del Mar del Norte retrocedió 1.98 dólares hasta los 113.06 dólares el barril. 

 La crisis en Libia ha llevado a las empresas a evacuar a sus empleados, y una gran parte de las exportaciones del país, calculadas en 1,6 millones de barriles diarios, se han dejado de producir.

El incrementar la producción en otros países probablemente enfriará los precios de los energéticos, pero algunos expertos advirtieron que al hacerlo se debilitará la capacidad de la OPEP para controlar los suministros en todo el mundo posteriormente en el año.  

Más allá de la crisis en Libia, que está provocando nerviosismo en los mercados energéticos y elevando los precios de crudo, también hay preocupación por Arabia Saudí.

El reino saudita, el mayor exportador de crudo del mundo, enfrenta protestas internas aunque menores las que se están suscitando en los países cercanos.