Traspasarían a consumidores alza de gas

Traspasarían a consumidores alza de gas

POR GERMAN MARTE
Los pobres serían los más perjudicados con la decisión del gobierno de eliminar el subsidio al gas licuado de petróleo (GLP) para consumo industrial, debido a que los empresarios tendrán que traspasar el alza en el galón del carburante a los productos y servicios que ofrecen, afirmaron dueños de panaderías.

Milcíades Villar, de la panadería Hermanos Villar, dijo que las panaderías no están en capacidad de asumir el alza y no tienen más remedio que subir entre medio y un peso el precio del pan.

«Nosotros no podemos aguantar ese aumento y dejar el pan al mismo precio. Es inevitable un aumento en el precio del pan», dijo Villar, cuya panadería consume 20 mil galones de GLP cada mes.

Sostuvo que al eliminar el subsidio al GLP que usan las panaderías, el gobierno está encareciendo el producto número uno de la canasta familiar de los dominicanos: el pan.

Recalcó que los panaderos no tienen otra alternativa que no sea pasarle el aumento a los consumidores.

El gobierno dispuso la eliminación del subsidio al GLP que usa el sector industrial, incluidas las panaderías. La decisión implica un aumento de RD$30 en cada galón de gas, con lo cual, según el secretario de Industria y Comercio, Francisco Javier García, el gobierno pretende ahorrase RD$200 millones al mes.

La decisión gubernamental también es criticada por dueños de cafeterías y pequeños restaurantes, quienes entienden que ahora sus negocios serían menos competitivos y tendrán que aumentar los precios.

ASONAHORES ESTA DE ACUERDO

Sin embargo, el vicepresidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (ASONAHORES), Arturo Villanueva, dijo que está totalmente de acuerdo con la eliminación del subsidio al GLP para el sector industrial.

«Es aberrante que un sector como el nuestro reciba ese tipo de subsidio», declaró Villanueva.

No es justo -recalcó- que ningún sector económico como los hoteleros reciba ese tipo de ayuda de parte del gobierno. El empresario dijo que los hoteleros nunca solicitaron que se les subsidiara el GLP.

UMPIH EVALUA ALZA

De su lado, el presidente de la Unión de Medianos y Pequeños Industriales de la Harina (UMPIH), Francisco Capellán, dijo que el aumento en el precio del gas representa un alza significativo en los costos de producción y no descartó que sus miembros tengan que aumentar el precio del pan.

No obstante, dijo que solicitarán a las autoridades que le den un trato preferencial a las panaderías para evitar el alza del pan, pero si no.

«Le pedimos a las autoridades algún tipo de compensación para el sector», dijo Capellán.

Explicó que para una pequeña panadería que consuma 30 galones de GLP al día, el aumento significaría de RD$27,000 mil adicionales cada mes, y las panaderías no soportarían una aumento de esa magnitud.

Capellán manifestó que la UMPIH tiene un proyecto para cambiar los hornos por otro de bajo consumo que podría ser financiado por el Estado a largo plazo. Indicó que si reciben una ayuda de ese tipo podrían bajar los costos de operación y ahorrar gas.

De su lado, una ejecutiva del Hotel Continental adujo que la decisión del gobierno es drástica ya que atenta contra el sector turístico y hotelero que hasta ahora ha ofrecido buenos precios, pero que en lo adelante tendrá que hacer ajustes para cubrir el incremento en los costos operacionales.

Dijo que en lugar de afectar un sector tan importante como la industria, los restaurantes y los hoteles que generan empleos y divisas, el gobierno debería quitarle el subsidio al GLP que utilizan las yipetas y carros de lujo.

RESTAURANTES SUBIRAN COMIDA

Semanalmente, en la cafetería Pepín de la avenida San Martín se consume alrededor de 400 galones en la elaboración de la comida y los emparedados que allí se venden, en consecuencia un aumento de RD$30 en cada galón dispararía los costos de producción.

Esta situación obligará a ese negocio, como a todos los otros de su tipo, a incrementar los precios, muy a pesar de que esto signifique una merma en las ventas, reconoció Covi García, encargada de administrar el negocio.

A pesar de que entiende la necesidad del gobierno de buscar recursos, García es de opinión que la decisión de eliminar totalmente el subsidio a los industriales ha sido «demasiado drástica» para los pequeños y medianos restaurantes.

Explicó que ahora los restaurantes y las cafeterías se verán obligados a subir los precios de la comida en proporción al alza registrada en el GLP que utilizan.