Tránsito y AMET

Tránsito y AMET

-2 de 2-

El diario HOY del día diez de este mes de marzo, inserta una relación de las memorias 2014 de la Autoridad Metropolitana de Transporte, la archifamosa AMET, donde reseña entre otros pormenores aterrantes sin estrategias a la vista para reducir, de un balance trágico de 1,744 muertos por accidentes de tránsito el año pasado.

Entre ese largo y doloroso cementerio destaca que 1,118 fueron muertos conducidos por motorcicletas, que andan todos como los chivos sin alcabala, menores conduciendo en la capital, sin luces nocturnas, y mucho mayor, en ciudades y pueblos donde el descontrol es absoluto.

Lo peor de este balance de motorcicletas, motoconchistas y mensajeros de colmados, pizzerías y comercios, es que no pocos motoconchistas resultan atracadores con otro tíguere en el sillón trasero, asaltantes de cadenas, relojes, celulares, carteras, a todas horas, en todos los sectores de las ciudades, pueblos, carreteras, caminos, sin una disposición que se perciba para aminorar el difuso terror de la ciudadanía.

Los accidentes de tránsito en 2014 ocasionaron 9,093 lesiones, algunas presumibles discapacitaciones de por vida, la edad de los muertos varía entre los 16 y 35 años, presentando la provincia de Santiago la mayor incidencia de muertos con 142; provincia de SD 139, San Cristóbal 125, La Vega 123, DN 114 y La Altagracia 102, donde ningún motoconchista usa casco protector.

El día ocho de este mes, El Nacional insertó en las páginas 4 y 5 un reportaje de Teófilo Bonilla, donde describe y grafica el caos vehicular en las calles de la capital.

Estos hechos consternantes debieran motivar al Congreso Nacional interpelar al director de AMET y éste denunciar allí la compartida irresponsabilidad de los congresistas no modificar la obsoleta Ley 241, que faculte multiplicar por diez mil las contravenciones.