Tolentino critica sentencia

Tolentino critica sentencia

POR GERMAN MARTE
El ex canciller Hugo Tolentino Dipp consideró ayer que la decisión de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) sobre no otorgar la nacionalidad dominicana a los hijos de inmigrantes ilegales no resuelve el problema de la masiva presencia de haitianos en el país, ni se ajusta a la «verdadera legalidad constitucional».

Dijo que la nacionalidad es sólo un aspecto del problema que representa la inmigración haitiana, por que lo entiende que el gobierno debería crear un organismo específicamente para el estudio de la relación domínico-haitiana.

Asimismo, el historiador considera que es necesario reformar el artículo de la Constitución de la República que dice que son dominicanos todos los nacidos en suelo dominicano a excepción de los hijos legítimos de los diplomáticos y los que se encuentran en tránsito en el país.

Subrayó que en la Ley de Migración se consideran en tránsito a los jornaleros que no son residentes «y de esa manera se quiere decir que todos los haitianos que están aquí están de tránsito y por consiguiente (sus hijos) no tienen derecho a la nacionalidad dominicana».

Empero, aclaró que una ley no puede volcar lo que es un principio constitucional y recalcó que la ilegalidad del padre no le puede transmitir ilegalidad al hijo, «todo el mundo sabe que el problema del padre no atañe al hijo» y que la Constitución dice que todo el nacido en territorio dominicano es dominicano, «es un derecho adquirido ya».

Tolentino Dipp hizo los señalamientos al ser entrevistado por Luisín Mejía y Cristhian Jiménez en el programa Hoy Mismo.

A juicio del diplomático y escritor, la Suprema Corte de Justicia se apoyó sobre todo en la Ley de Migración  e hizo una referencia marginal a la Constitución de la República en el aspecto del tránsito y dio una sentencia «coyuntural». No obstante, dijo, con su sentencia la SCJ está tratando de trazar pautas que tiendan a buscarle solución al problema de la inmigración.

EL TORO POR LOS CUERNOS

Tolentino Dipp es partidario de  «tomar el toro por los cuernos» e ir directamente a una reforma constitucional, donde –a su juicio- se podría incluir un principio general en la Carta Magna y luego una ley de Migración bien específica. En su opinión, el principio del «jus soli» puede tener variantes.

Sostuvo que el reglamento que se hizo para la Ley de Migración debe ser modificado,  y ahí mismo, agregó, se podría dar pie a una reglamentación más profunda, pero para eso se necesita crear una Comisión Sobre Nacionalidad que estudie el problema, «para que no se hagan reformas para responder a temas coyunturales»

 UNA DECISION «COMPLACIENTE»

«Yo creo que la decisión de la SCJ no se ajusta a la verdadera legalidad constitucional; sin embargo, es complaciente con todo el mundo, porque piensa que la Suprema está solucionando problemas», manifestó el historiador.

Para Tolentino Dipp, la SCJ tenía en las manos un serio problema, «porque decirle a este país en sentido general que los haitianos que están aquí no están de tránsito y que los haitianos que nacieron aquí son dominicanos era buscarse una situación muy seria».

Sin embargo, reiteró, con esa sentencia no resuelve el problema de la presencia masiva de haitianos en República Dominicana.

Afirmó que mucha gente se pronuncia sobre la presencia masiva de haitianos en el país, pero no dice porqué vienen los haitianos aquí.

«Ellos vienen porque son inmigrantes económicos, por sus necesidades», sostuvo Dipp, tras lo cual se preguntó por qué no se aplica el Código de Trabajo que dice cuántos trabajadores extranjeros puede tener una empresa, y por qué no se dice claramente que los haitianos son traídos por los propietarios de ingenios de azúcar, plantaciones de café, de tomate y para trabajar en la industria de la construcción.

Hay un escamoteo de eso, dijo Tolentino Dipp, y de ahí que se acuden a argumentos como «vienen aquí para desnacionalizarnos, porque tienen el criterio de que la isla es una e indivisible. No hombre, vienen aquí porque están muertos de hambre allá, por eso es que vienen».

Los haitianos vienen porque los llaman personas que les sacan el jugo a esos trabajadores, acotó el ex canciller.