Toledo gestiona ayuda en España

Toledo gestiona ayuda en España

MADRID (EFE).- El presidente de Perú, Alejandro Toledo, espera regresar a su país tras su visita a España, la primera con carácter de estado de un mandatario peruano en 60 años, con «las alforjas cargadas de resultados concretos, más allá de los estimulantes gestos protocolarios».
   Así de optimista se mostró hoy Toledo en una entrevista a EFE en Madrid, al hablar de las expectativas de la visita de tres días que realiza a España que, según dijo, representa un «gesto» que viene a subrayar la importancia que «en ambos países atribuimos a la relación entre España y Perú».
   El mandatario peruano recordó que España es el principal inversor en el país andino, por lo que uno de los objetivos de este viaje es convencer a los empresarios españoles, con los que se reunirá el martes, de que Perú cuenta con «estabilidad económica y jurídica».
   Los empresarios españoles «saben, porque me han visitado, que les garantizamos estabilidad jurídica y económica, unas reglas del juego claras y transparentes para sus inversiones y, por ello, nunca caeremos en la tentación del populismo, aunque eso suponga un coste político», subrayó Toledo.
   «Queremos vender y comprar más a España y espero que esta gira contribuya» a lograr ambos objetivos, aseguró Toledo, quien espera atraer a su país inversiones españolas en sectores poco explorados hasta ahora como la agroindustria, el textil o el turismo.
   Perú «no puede ser una isla, tiene que seguir con los esfuerzos para fomentar la inversión privada, porque con ella crece el empleo y, si hay empleo, hay ingresos con los que hacer disminuir la pobreza», subrayó el mandatario peruano.
   Toledo mostró su deseo de que el país pueda contar cuando acabe su mandato, dentro de dos años, con una «economía más sólida», un objetivo que pasa por lograr un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE) al margen del que logre la Comunidad Andina de Naciones, en el que está integrado Perú.
   Y para lograr este acuerdo con la UE, Toledo no dudará en utilizar las relaciones privilegiadas que su país mantiene con España.
   El presidente peruano también espera «un gesto» del gobierno español sobre la deuda que el país andino mantiene con España.
   «Espero que, al concluir esta visita, podamos acordar algún canje de deuda por inversión social y privada», destacó Toledo, quien no quiso adelantar a la prensa la petición que, en este sentido, realizará al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, con quien se reunirá mañana.
   Otro de los objetivos de la estancia en Madrid del líder peruano, es conseguir acuerdos en materia de inmigración, asunto en el que espera que el gobierno español se muestre «generoso».
   «Estamos trabajando en la posibilidad de instaurar la doble nacionalidad, la compatibilización de los títulos universitarios y que se de un tratamiento equitativo en ambos países» a los inmigrantes, aclaró Toledo en la entrevista celebrada en el Palacio del Pardo, su residencia oficial durante esta visita.
   Otro de los asuntos que centrarán los encuentros entre el mandatario peruano y el presidente del Gobierno español será la lucha contra el terrorismo, un problema que padecen ambos países.
   Toledo se mostró convencido de que es necesario «diseñar una estrategia global» contra el terrorismo «venga de donde venga», ya que contra esta lacra «no hay espacios para las ambig~edades».
   «El terrorismo mina las democracias, hace que los pobres sean más pobres y afecta a la salud de la economía mundial porque engendra incertidumbre», subrayó el presidente peruano quien recordó «los millones de dólares» que ha provocado en su país la actuación de Sendero Luminoso en los últimos veinte años.
   Toledo también restó importancia a las diferencias que su Gobierno mantiene con la multinacional española Telefónica, con quien desea renegociar el contrato que otorgó a la compañía el monopolio de la telefonía fija en el país.
   El presidente peruano aseguró que el contrato con la multinacional fue firmado por el Gobierno de Alberto Fujimori y «nos puede gustar o no, pero lo cierto es que es un contrato de estado y tenemos que respetarlo».
   Toledo, que llegó ayer a España, ha mantenido encuentros con el líder de la oposición, el conservador Mariano Rajoy, y con el ex presidente del Gobierno español José María Aznar, además de compartir una cena de gala en el Palacio Real con los Reyes de España.
   El dirigente peruano es el primer mandatario iberoamericano que visita España desde que Rodríguez Zapatero llegó al poder, tras ganar las elecciones del pasado 14 de marzo.