Tirando a la portería
Se acerca un divorcio

<STRONG>Tirando a la portería</STRONG> <BR>Se acerca un divorcio

Desde que el entrenador portugués José Mourinho llegó hace dos años, en el 2010, al Real Madrid implantó sus reglas. Hasta obligó la destitución de uno de los hombres más allegados a Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid: el argentino Jorge Valdano. 

Mourinho venía de ganar la Champions, la Liga Italiana y la Copa de Italia (un gran triplete) con el Inter de Milán en el 2010. También había sido campeón de la Champions en el 2004 con el Oporto de Portugal, y con ese mismo equipo logró el título de la Copa UEFA 2003.

Con ese aval, la familia madridista esperaba grandes triunfos. Si bien ha ganado una liga (2011-2012) y una Copa del Rey (2011), los títulos que ha conseguido el Real Madrid de Mourinho no satisfacen, ni a la directiva, ni a su presidente Florentino Pérez, y mucho menos a los seguidores, principalmente a los abonados y los socios. Recientemente el entrenador portugués exigió “más poder” a Florentino Pérez, y este, ni corto ni perezoso solo le contestó que para lograr todo lo que pide antes debe ganar la Champions y contentar a los abonados del Bernabeu.

Las exigencias de Mourinho han sido varias, y muchas de ellas afectan a jugadores emblemáticos del equipo como Iker Casillas y Sergio Ramos. Se afirma que hasta ha lanzado amenazas de dejar el equipo al final de esta temporada. Pero, a pesar de las mismas, sus exigencias no han sido atendidas por el creciente descontento del madridismo con el portugués.

La crisis Mourinho-Real Madrid se ha acrecentado luego de la derrota (su tercera en la Liga) que sufriera el sábado ante el Betis de Sevilla. Ahora el Real Madrid ha caído 11 puntos por debajo del líder, su archirrival, el Barcelona.

Lo cierto es que todo parece indicar que el matrimonio Real Madrid-Mourinho va camino a un divorcio que llegará más temprano que tarde.