Terapia de besos…

<P>Terapia de besos…</P>

POR EBONY LAFONTAINE
“De sólo imaginarme que tu boca pueda juntarse con la mía, siento que una angustia secreta me sofoca, y en ansias de ternura me atormento…”

Sin   besos  y,  agreguemos,  sin  los  abrazos,  nos  sentimos desprotegidas,  nos  da  dolor  de  cabeza,  nos   aburrimos, sentimos un malestar que no entendemos.

Se  nos  hace  difícil salir con una sonrisa  a  la  calle  y enfrentar  el diario vivir y es que el beso es un complemento básico  del  amor  y claro de nuestros sentidos,  siempre  en encuentros entre amigas, mencionamos el beso como fuente  del amor  y  aseguramos que cuando no nos besan no  nos  sentimos amadas. Es  decir,  siempre estamos en busca  del  beso  como terapia emocional.   Comentaba una amiga que cuando su pareja está  de  viaje  sufre  enormemente,  que  siente  su  cuerpo enfermo, yo le pregunté que por qué se sentía así, que  cuáles cosas  extrañaba de esa ausencia, y sin reparos  me  dijo:  “Me hacen  falta los besos de mi marido”, eso me maravilló porque somos pocas las que nos atrevemos a decir que extrañamos  los besos; le dije que de seguro ella y su esposo eran plenamente felices, porque son muchos los matrimonios y las parejas  que perdieron  los besos en el transcurrir de sus años  juntos  y viven  de los recuerdos de los primeros días de amor, que  ya no editan.

Besar, besar y más besar, propicia la ternura, el sentido  de permanencia y sobre todo el beso crea un vínculo  de  entrega que  nos transporta a lo sublime. El beso es la expresión  de amor  más  pura,  sin  besos se mutila la  entrega  y  se  va perdiendo la comunicación más simple del amor.

Inicie  su  terapia  de besos, besos al despertar,  besos  al medio día y por supuesto en las noches, besos con compañía  y sin  ella,  besos  cada día, todos los días y  los  problemas económicos,  políticos  y  sociales  les  verán  sonreír  con envidia.