Temporada Sinfónica en el Teatro Nacional

Temporada Sinfónica en el Teatro Nacional

Con el otoño se van las hojas y las flores, pero llega la Temporada Sinfónica, como para suplirlas.

El  Teatro Nacional fue el el escenario para su apertura, y aunque no estuvo lleno,  musicalmente  fue una delicia.

Las 8:30 de la noche era la hora pautada, aunque comenzó seis minutos después, cuando sólo quedó iluminado el escenario, con una orquesta de  50 músicos aguardando al maestro.

Sin más espera y con los aplausos del público, el director ecuatoriano  Álvaro Manzano,  batuta en  mano, inició  con la “Danza Macabra”, Opus 40, del compositor francés Camile Saint Saens.

Luego de diez minutos de excelente interpretación, se preparó el escenario para que el pianista italiano Antonio Pompa-Baldi acompañara a la Orquesta con el concierto “Opus 22”.

“Andante sostenuto”, “Alegro scherzando” y “Presto”, fueron los movimientos desarrollados majestuosamente por Pompa-Baldi.

Un deleite es ver sus dedos recorrer las teclas del piano, sin mucho esfuerzo y de una manera seductora, que no permite ni un solo momento despegar la mirada de este instrumento.

La majestuosidad del maestro Manzano para manejar cada uno de los momentos, junto con  Pompa-Baldi y la Sinfónica, hicieron que todos se pusieran de pie al terminar de escuchar el ritmo de la “Tarantela”.

Esta fue la mayor ovación de la noche y durante un minuto los presentes aplaudieron a los protagonistas para ponerle punto final  a  la primera parte a las 9:14 de la noche.

Segunda parte
Tras unos 20 minutos de receso, salieron los músicos a escena para continuar con las excelentes piezas elegidas para esta  ocasión.

En  esta parte el maestro Manzano eligió la Sinfonía No. 5 de César Franck.

Con el gran  dominio de la orquesta, digno de ser nombrado maestro, Manzano dirigió esta sinfonía en Re menor,  desarrollando los movimientos “Allegro ma non troppo”, “Allegretto” y “Allegro non troppo”.

Con el buen sonido de los instrumentos  y la  buena  ejecución de cada uno de los músicos de la Sinfónica, “Allegro ma non troppo” fue presentado con los cambios y la rapidez del compás que requiere esta pieza.

Continuando bajo la batuta de Manzano, prosiguió con “Allegretto”,  una melodía en parte triste, pero que luego cambia de carácter dando un toque rítmico al  finalizar.

“Allegro non troppo”, fue la pieza que concluyó esta segunda y última parte del concierto de apertura de la Temporada Sinfónica 2008.

En ella se  da una breve introducción de la orquesta, luego sigue  con  un movimiento que se caracteriza por una riqueza temática.

De esta manera se daba fin al programa, a las 10:11 de la noche y con el respectivo aplauso del público que agradeció a la Orquesta Sinfónica Nacional  y al director las magistrales interpretaciones de cada una de las piezas escogidas para la apertura de esta temporada.

Tras las  largas ovaciones, el maestro Álvaro Manzano agradeció a los músicos por el excelente trabajo realizado.

Así  se despidieron hasta una próxima fecha.

Las claves

1. Antonio Pompa-Baldi

Es un pianista italiano, nacido en Foggia. En 1999, tras participar en un concurso en Cleveland, donde obtuvo el primer lugar, decidió establecerse en esa ciudad.

2.  Colaboraciones

Incluye a los más importantes directores como: Hans Graf, James Conlon, Miguel Harth-Bedoya, Daniel Hege, Pascal Rophe y Christopher Reaman, entre otros.

3.  Un apasionado

Es gran músico  de cámara.

Zoom

La Sinfónica

El maestro

Álvaro Manzano es un músico ecuatoriano con estudios completos en Dirección Sinfónica y Ópera.

Patrocinio

La Temporada Sinfónica Otoño 2008 es auspiciada por la secretaría de Cultura, la Dirección General de Bellas Artes y la Fundación Sinfonía.

Camille Saint-Saens

Concierto sinfónico de  “La Danza Macabra, Opus 40” y el Concierto No.2 en Sol menor, Opus 22”.

César Franck

La Sinfonía en Re menor “Allegro”, “Allegreto” y “Allegro non troppo.