TELESCOPIO

<P>TELESCOPIO</P>

Turquía arde. Lo que comenzó hace dos semanas como  “juego de muchachos” con jóvenes defendiendo un parque en Estambul, antigua capital de Turquía, se ha convertido en una batalla campal  que ha dejado cinco muertos, 5,000 manifestantes heridos y cientos de policías lesionados. Este viernes el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, mantenía dos discursos: en uno llamaba al diálogo y en otro ordenaba seguir los arrestos y daba un ultimátum a los manifestantes que se han atrincherados en la plaza Taksim, aledaña al parque Gezi, este último, centro y causa de las manifestaciones. Turquía es hoy garrote y candela.

Reina de las Ciudades. La República de Turquía se ubica entre Europa y Asia. Tiene 783,562 kilómetros cuadrados, y 72 millones de habitantes. Lo que hoy es Turquía, fue en la antigüedad el ombligo del mundo: un verdadero cruce  de  civilizaciones. Griegos, persas, macedonios, romanos, otomanos desfilaron. En Estambul estuvo Bizancio, llamada luego por el emperador romano Constantino I, Constantinopla. Esta ciudad fue la capital del Imperio Romano de Oriente, centro del comercio entre Asia, Europa y África, y baluarte del cristianismo. Constantinopla llegó a ser la ciudad más rica de Europa, y muchos las llamaban la “Reina de las Ciudades”, por su esplendor. El escritor ruso Isaac Asimov señala que mientras “Londres y París eran villorrios”, Constantinopla rebosaba de oro.

De Gezi a Loma Miranda. Desde 1923 Turquía es una república democrática, secular y constitucional. Su capital es Ankara. El parque Gezi es una de los pocas áreas verdes de Estambul. El plan  del gobierno de demoler este pulmón (Gezi tiene unos 600 árboles)  ha sido el detonante de las protestas. Y muchos se preguntan, ¿es posible desatar una movilización así por un simple parque? No hay que ser apocalíptico, pero futuristas vaticinan revueltas, movilizaciones y hasta guerras, no por el petróleo, como ahora, sino por bosques o las fuentes de agua. ¿O acaso las movilizaciones y campañas contra la explotación minera de Loma Miranda en Dominicana no es una batalla por la conservación del medio ambiente, sus aguas y otras riquezas naturales?