Telescopio

Telescopio

Túnez se multiplica.-  Las manifestaciones que en Túnez tumbaron a  Zine El Abidine Ben Alí  han hallado tierras fértiles para reproducirse.  Egipto, Yemen, Jordania, Marruecos y Argelia se han convertido  en     blancos del   descontento popular. Ben Alí, quien tenía 24 años gobernando Túnez, cayó, huyó y se refugió en Arabia  el pasado día 14 tras un mes de protestas. Pobreza, desigualdad y corrupción  empujaron a los tunecinos a las calles. En Yemen, las protestas han sido esporádicas y el régimen de Ali Abdullah Saleh no ha desperdiciado fuerzas para aplastarla. Los jordanos han tomados también las calles, y han sido silenciados. El pueblo de Argelia ha aportado cinco muertos en su ira. En tanto, en Marruecos, cuatro individuos se han prendido fuego clamando por  libertades. En resumen, parte de los países que forman la llamada zona del Magreb, el norte de  África, como   Marruecos, Túnez y  Argelia, junto a Egipto y Yemen sienten en carne viva la desigualdad, la creciente pobreza,  la limitación de las libertades y regímenes prolongados y corruptos, y han estallados en ira.

Mubarak bajo fuego.-    Donde la pólvora arde con fuerza es en Egipto   donde al grito de “¡fuera Mubarak!”, miles de personas desafían a las fuerzas policiales y el ejército.  Hosni Mubarak, quien  gobierna Egipto desde 1981, tiempo que en República Dominicana abarca a   los presidentes Antonio Guzmán, Jorge Blanco, Balaguer, Hipólito  y Leonel, cumple en octubre, si lo dejan, 30 años en el poder.  Y es que Egipto, con sus pirámides y esfinges,  ha ido de yugo en yugo a lo largo de la historia.  Primero  tuvo amos griegos y  romanos, y luego pasó a ser sometido sucesivamente por persas, turcos e ingleses. Imperios y reinados que bebieron sus riquezas. Ya en la modernidad vio cierta estabilidad en 1952 con Gamal Abdel Nasser y su sucesor, Anwar El-Sadat en 1970, este último asesinado el 6 de octubre de 1981. Mubarak asumió el 14 de octubre de 1981. En octubre próximo cumpliría 30 años en la cima, y en el momentos que estallan las protestas  preparaba el traspaso de poder a su hijo Gamal, según afirman observadores. Egipto es un país clave para Estados Unidos y su política en Medio Oriente, y bajo este paraguas, Mubarak y su séquito  han acumulado fortunas que guardan en Suiza y Mónaco. En Túnez cayó Ben  Ali, en Egipto, Mubarak, camina sobre brasas.