¿Te pican y te lloran los ojos?

¿Te pican y te lloran los ojos?

Seguramente conoces muchas de las alteraciones asociadas a la menopausia como la osteoporosis y los sofocos. Lo que quizá no sepas es que existe una patología que, aunque puede asociarse a otras dolencias, es común en esta etapa debido al déficit hormonal. Se trata del síndrome del ojo seco, relacionado con la falta de humedad en este órgano y que se manifiesta por una sensación de cuerpo extraño, picor y lagrimeo reflejo.

Los colirios especiales par humedecer el ojo son una buena solución temporal, aunque si aparecen ulceraciones en la córnea hay que recurrir a otros métodos como los implantes de tapones lagrimales o de tejido de placenta, según explica el doctor Joan Folch, de la Unidad de Córnea y Cirugía refractiva del Departamento de Oftalmología del USP Instituto Universitario Dexeus, de Barcelona.

“La falta de humidificación y lubricación que aparece en este síndrome hace que el párpado roce sobre la córnea. Este microtraumatismo deteriora las células epiteliales, llegándose a producir pequeñísimas ulceras. Aquí es donde es eficaz el transplante de tejido de placenta”, explica Folch.