Tasas de bonos subirían a 10.5% y 12.1%

Tasas de bonos subirían a 10.5% y 12.1%

POR MARIO MENDEZ
La tasa de interés que pagaría la República Dominicana por los bonos soberanos que resulten de la negociación de la emisión del 2006 sería de 12.1 por ciento, mientras que por los valores que resulten de la renegociación de la emisión del 2003 pagaría 10.5 por ciento, según previsiones de Franco Ucelli, del banco de inversión Bear Stearns.

Por los bonos del 2006 paga hora 9.5 por ciento y por del 2003 paga 9.45 por ciento.

En su más reciente informe sobre lo que se espera de la renegociación de la deuda de los bonos soberanos dominicanos, divulgada ayer, Ucelli considera que la República Dominicana no lograría un recorte en el principal, sino una probable extensión de los pagos a 5 años.

Igualmente, sostiene que no habrá una reducción en el cupón o intereses, sino una probable capitalización del pago de los intereses por dos años.

El informe recomienda a los tenedores de bonos que participen en la reestructuración, en el entendido de que les será beneficioso, y prevé que la participación será alta.

Considera que el riesgo del negocio de los tenedores que entren en la negociación es pequeño, ya que la tendencia del crédito en la República Dominicana es positiva, y está respaldada por una moneda más estable, tasas de interés más bajas y en una economía que se está recuperando.

En un informe anterior, Franco Ucelli había previsto que las tasas de interés que pagaría la República Dominicana por los nuevos bonos que resulten de la renegociación de la deuda externa con el sector privado, serían más altas que la que paga por los bonos que serían reestructurados.

Según los cálculos de Ucelli, los nuevos términos para el hipotético canje resultarían en valuaciones de precio en dólares más altas para los nuevos bonos si los rendimientos de salida asumidos son más altos que las tasas de los cupones.

Ucelli plantea en su informe anterior que, por el contrario, si los rendimientos de salida supuestos son más bajos que las tasas de los cupones, los nuevos términos serán peores que los viejos, lo que excluirá un componente de amortización.

Al cabo de los cinco de años de gracia, la República deberá pagar no sólo intereses, como en la actualización, sino que también tendrá que ir amortizando el capital.

Esto significa que los pagos anuales del servicio de esa deuda serán más mayores que los actuales a partir del momento en que venza el período de gracia.

Esto plantea la imposibilidad de la República Dominicana para reenganchar para el financiamiento total del pago del capital de los bonos, ya que los vencimientos del capital también se irían produciendo anualmente.

Cuando se hicieron las primeras emisiones de bonos, se planteó que eso no iba a presionar tanto las finanzas públicas porque anualmente sólo se pagarían los intereses, y que el capital de los bonos había que redimirlo a su término, cuando se presentara esa situación el país financiaría con nuevas emisiones.