Tarifa y nóminas en crecimiento

Tarifa y nóminas en crecimiento

El anuncio de un  nuevo aumento de precio de la  electricidad  que será de  5,7% a partir de julio, llegó al tiempo que  se vive una  conmoción causada por un reportaje de televisión de la periodista  Nuria Piera. Dio ella los detalles de un crecimiento desbordado de las nóminas de la Corporación Dominicana  de  Empresas Eléctricas Estatales a lo que  se sumaría la concesión de sueldos elevados a flamantes ejecutivos y a una diversidad de asesores y destinatarios de ayudas millonarias, incluyendo a miembros del Congreso Nacional. Casos de nepotismo, en beneficio de 43 personas  de vínculo familiar con el vicepresidente de la CDEEE, forman parte también del impresionante paquete de prácticas administrativas que se denuncian, en contraste con la situación  de precariedades  y crisis de un sector energético  que últimamente ha estado  necesitando de  aumentos periódicos de tarifa.

Hay razones  para demandar  que alguna instancia competente de los poderes del Estado eche una mirada a fondo sobre la situación expuesta, buscando más allá de lo que hasta ahora se ha dicho. Es necesario, para tranquilidad de la opinión pública, que tras un riguroso escrutinio  alguna autoridad explique  el alcance y  fundamento  de los criterios  gerenciales que se aplican en  la entidad central del sistema energético, en la que, en vista de los tiempos, lo más importante debería ser la austeridad. 

En los cien años de Juan Bosch

Fue un  sobresaliente intelectual  con una trascendental obra bibliográfica que incluye cuentos, novelas y ensayos atados principalmente a lo nacional, desde lo simple y bucólico hasta los complejos   problemas sociales. El profesor Juan Bosch, cuyo centenario de nacimiento celebra reverente  la sociedad, constituye una de las figuras egregias de República Dominicana. Como político forjó dos grandes partidos políticos y  su breve pero pulcro y vertical mandato presidencial en 1963 brilla desde el pasado siglo como un ejemplo de ineludible utilidad para las presentes y futuras generaciones.

Su vida fue testimonio permanente de honestidad; de intolerancia incluso a todo signo  indecoroso que aflorara en este medio. Su estricto sentido ético como dirigente partidario y como gobernante, debe  perdurar en este país  obligado a    lograr  que el Estado constituya  la estructura jurídica que de manera permanente  se sitúa contra   las injusticias y promueve el pleno  desarrollo.