Suplidores alimentos a escuelas no acaten guía son sancionables

Suplidores alimentos a escuelas no acaten guía son sancionables

El protocolo y la guía de buenas prácticas de elaboración, distribución y entrega final de los alimentos por parte de las empresas que suplen las comidas preparadas a los centros educativos del sector público, establece que las edificaciones deben estar en óptimas condiciones en lo que respecta a sus áreas externas, internas, paredes, techos, ventanas, puertas, instalaciones eléctricas, iluminación, ventilación, abastecimiento de agua, eliminación de desechos líquidos y sólidos.

El personal debe estar higienizado y tener un comportamiento adecuado. Debe contar con baños y lavamanos limpios, tener control de plagas, limpieza y desinfección, equipos y utensilios adecuados, almacenamiento de materias primas, buenos controles para la preparación de las comidas, en cuanto a la cocción y su mantenimiento en caliente, envasado y empacado adecuado, distribución y servicio en buenas condiciones físicas e higiénicas y contar con un personal capacitado para la preparación y servicio de los alimentos.

Los suplidores se comprometen a cumplir con todas esas normas en el contrato que suscriben con el Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (Inabie). El sistema de consecuencia que afecta a los suplidores que incumplen con el protocolo y la guía de buenas prácticas para la elaboración de alimentos consiste en: una primera falta amonestación verbal; una segunda falta, amonestación por escrito; una tercera falta suspensión del servicio y en una cuarta falta se rescinde el contrato.

Esas normas disponen de tres tipos de sanciones que recaen en los suplidores que no cumplan con los estándares requeridos y provoquen eventos indeseados en perjuicio de la población educativa, según informó ayer el director del Inabie, René Jáquez,

Una población de 2.2 millones de estudiantes es favorecida de la alimentación escolar a nivel nacional, para lo que este año se dispondrá de más de RD$7,000 millones.