Sunitas se preparan para hacer rechazar
la Constitución iraquí en referéndum

Sunitas se preparan para hacer rechazar<BR> la Constitución iraquí en referéndum

Por Jay Deshmuk
BAGDAD, Ago 29 (AFP) – Los sunitas iraquíes se preparaban el lunes para impedir que el proyecto de Constitución, concluido el domingo sin satisfacer las exigencias de esa comunidad, sea aprobado en el referéndum del próximo 15 de octubre.

   Ese texto es inaceptable, indicó el Partido Islámico iraquí, principal formación sunita que participó en las negociaciones para la elaboración de la Carta Magna.

   Ese grupo afirmó también su intención de impedir que el proyecto reciba el apoyo popular en la consulta del 15 de octubre.

   El secretario general del partido, Tarek al Hachemi, quiso matizar el tono empleado en el boletín y explicó que su partido no rechazaba en «bloque» el Tratado, sino algunos de sus artículos que «perjudican a los intereses de los iraquíes y del país».

   «La función de los negociadores ha acabado, y ahora corresponde al pueblo iraquí presionar al Parlamento para que cambie el texto», estimó Hachemi.

   El fin del proceso de redacción de la Constitución, saludado por Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, no satisface a los sunitas de Irak, que no consiguieron imponer su demanda principal: la instauración de un sistema centralizado en lugar de la fórmula federal adoptada por los constituyentes.

   «No estamos contentos y rechazamos esta Constitución», declaró a la AFP otro de los negociadores de este grupo, Salé al Motlak, quien advirtió sobre los riesgos de un aumento de la violencia en el país.

   «Cualquiera que trate de imponer sus puntos de vista por la fuerza puede esperar una escalada de la violencia», afirmó.

   También anunció la celebración de una conferencia entre los diversos movimientos sunitas para debatir del proyecto de Constitución.

   Mientras los líderes políticos de esa comunidad reafirmaban su oposición al texto, comenzaron a producirse las primeras manifestaciones populares de rechazo al proyecto de Tratado.

   Sunitas islamistas asociados con partidarios del antiguo régimen de Saddam Hussein se manifestaron el lunes contra la Constitución en Tikrit, feudo del ex dictador situado a 180 km al norte de Bagdad.

   Según la Ley Fundamental, dos tercios de los electores de tres provincias iraquíes pueden, al votar en contra, rechazar el texto. Los sunitas son mayoritarios en al menos tres de ellas.

   En contraste con la insatisfacción sunita, buena parte de la clase política iraquí y la comunidad internacional se felicitaron por lo que consideran un paso adelante en la democratización del país.

   El presidente de la región autónoma kurda de Irak, Masud Barzani, instó a votar a favor del Tratado, aduciendo que ese texto representa «una base sólida para construir un Irak democrático, federal y pluralista».

   «Llamo a todo el pueblo del Kurdistán a votar ‘sí’ en el referéndum sobre la Constitución», declaró Barzani a la prensa.

   Por otra parte, el país volvió a sufrir un nuevo brote de violencia, lo que se ha convertido en un hecho cotidiano en Irak.

   Un funcionario de la Comisión Electoral independiente y un general de brigada iraquí fueron asesinados el lunes en la capital en diversos ataques, informó la policía.

   En la provincia rebelde de Al Anbar, en el oeste de Bagdad, otros 15 iraquíes que viajaban en un vehículo fueron interceptados y ejecutados el domingo por hombres armados, informó este lunes la misma fuente.