Sudamérica hace respaldo masivo

Sudamérica hace respaldo masivo

LA PAZ (AFP) – La presencia de ocho presidentes sudamericanos en la investidura este domingo de Evo Morales demuestra el respaldo que el nuevo mandatario boliviano tiene en la región, donde varios de sus aliados ya se comprometieron con ofrecimientos de ayuda de distinto tipo.

El gobernante de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, anticipó la cooperación de los países de la región con la administración de Morales -el primer indígena que asume la presidencia en 180 años de historia republicana- en los aspectos que Bolivia requiera.

«Sería importante que en los primeros días de su gobierno (Morales) constituya un equipo y prepare para todos los países: Chile, Brasil, Perú, Argentina, Venezuela, un programa de cosas que son prioridades y en las que nosotros podemos ayudar», señaló Lula.

Lula -cuyo país tiene intereses petroleros en Bolivia- anunció que presentará propuestas a sus homólogos sudamericanos para colaborar con el gobierno de Morales.

La estatal petrolera brasileña Petrobras controla el 14,5% de los recursos de hidrocarburos bolivianos.

Además de esos intereses, Lula tiene una marcada coincidencia ideológica con Morales, al igual que con los presidentes de Argentina, Néstor Kirchner, de Venezuela, Hugo Chávez, y de Uruguay, Tabaré Vázquez, que no asistió a la transmisión de mando.

Otros presidentes, distantes ideológicamente de Morales, como el peruano Alejandro Toledo, también anunciaron su decisión de cooperar con el nuevo gobierno.

El mayor de los respaldos fue sin embargo ofrecido por el mandatario venezolano Hugo Chávez, que prometió cooperación gasífera, petrolera, tecnológica y agrícola.

«Estamos comenzando una nueva era en América latina», manifestó Chávez.

El gobernante venezolano declaró también en La Paz que el gran Gasoducto del Sur, un proyecto que promueve junto a Argentina y Brasil, «no puede dejar de lado a Bolivia».

«No pudiera existir ese gasoducto, el gasoducto del sur, sin Bolivia», que «tiene grandes reservas de más de 30 trillones de pies cúbicos de gas», señaló.

Chávez y los presidentes de Argentina y de Brasil acordaron el jueves en Brasilia la construcción de un Gasoducto del Sur que espera unir a Venezuela con Argentina, pasando por Brasil y Uruguay, para interconectar a estos países.

El mandatario venezolano definió el gasoducto como un proyecto «de vital importancia» para el futuro de los pueblos y la unión sudamericana.

El gasoducto que une Bolivia con Brasil «se va a interconectar para lograr lo que hemos llamado el Cono Energético de Sudamérica», especificó.

La futura alianza fue definida por Chávez como «eje del futuro».

En una reciente visita a Buenos Aires, Morales encontró también la solidaridad de Kirchner para desarrollar proyectos de cooperación bilateral.

«Venimos a apoyar» a Morales, dijo brevemente el mandatario argentino a la prensa en La Paz, antes de romper el protocolo y saludar a la población y besar a niños en la plaza de Armas de La Paz.

Toledo manifestó en tanto que seguirá cooperando con Bolivia a pesar de las críticas internas que le provoca esa actitud en su país, donde se le cuestionó una donación de un millón de dólares para rehabilitar la ciudad de El Alto tras una rebelión popular que provocó la muerte de unos 60 civiles en choques con el Ejército, así como la renuncia del presidente liberal Gonzalo Sánchez de Lozada, en octubre de 2003.

En El Alto viven alrededor de 50.000 peruanos, según Toledo, pero datos extraoficiales elevan esa cifra a 200.000.