Soplan los vientos…. los vientos soplan

Soplan los vientos…. los vientos soplan

En un país tropical, antillano, geográficamente una isla, como tal, rodeada de agua por todas partes, es natural que permanentemente soplen vientos de distinta naturaleza e intensidad. Temporadas de lluvias que resultan benéficas porque alimentan ríos y represas, mojan los sembradíos, mejoran el precario suministro de agua potable, y aunque compliquen más el tránsito caótico, en definitiva terminan las largas y angustiosas sequías y el agobiante calor, lo que deja un balance favorable. Brisas suaves y refrescantes, casi perfumadas, como quedan los gratos recuerdos.

Pero Meteorología nos recuerda que entramos en temporada de ciclones. Nos advierte del peligro y las precauciones que debemos tomar para evitar males mayores. Las lluvias se tornan en tórridos aguaceros acompañados de vientos huracanados, poderosos, incontrolables, que desbordan ríos, provocan graves inundaciones, destruyen puentes y carreteras, viviendas y poblados, tendidos eléctricos, dejan muerte y desolación. Un saldo negativo de situaciones calamitosas que ensombrecen el panorama. En política pasa lo mismo. Por eso es interesante saber qué tipo de vientos soplan y que podemos esperar de él.

Solo en este mes de agosto, brisas acariciantes, vientos alisios, tan esperados llegan para saciar la sed de justicia de los bienaventurados y limpios de corazón. La sentencia sobre Bahía de las Águilas, pronunciada por la Magistrada Alba Luisa Beard Marcos, Juez Presidente de la Octava Sala del Tribunal de Tierras, puso fin valientemente a un litigio irracional tras 17 años de angustiosa lucha. Declaró la nulidad de los Certificados de Títulos expedidos fraudulentamente por funcionarios corruptos, sin calidad para disponer de tierras propiedad del Estado, ordenando su devolución a su legítimo dueño. Albricias!

Otro baño agradable, de brisas salutíferas, nos llega del Senado de la República que con sobradas y soberanas razones, aprobó la ley que tanto el pueblo dominicano esperaba: loma Miranda, Parque Nacional, Área Protegida, tal como lo dispone la Constitución de la República y los tratados de Derecho Internacional que privilegian el interés nacional del Estado sobre intereses particulares cuando ponen en peligro los recursos naturales de la nación. El Presidente de la República, Primer Magistrado de la nación, habrá de promulgarla sin dilación, honrando su juramento de cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes dominicanas. Enhorabuena!

Pero soplan otros vientos. El archivo definitivo, ordenado por un Juez de Instrucción, del expediente contra el ex Ministro de Obras Publicas, Ing. Víctor Díaz Rúa, quien, estando sub-júdice, fue escogido para anunciar, cual Juan Bautista, la pronta llegada del Mesías. Recordemos que estamos en campaña electoral, en temporada ciclónica. Que el león, Rey de la Selva, cuando ruge, su poderoso rugido no solo espanta y llena de pavor a las demás fieras. Tal decisión no sería tormentosa si una actitud responsable de la Magistrada Fiscal Jenny Berenice no hubiese salido al ruedo con palabras admonitorias: “Esa decisión confirma lo que todo el pueblo dominicano sabe, que aquí hay un absoluto clima de impunidad para la corrupción.” El que tenga ojos, que vea, el que tenga oídos, que escuche. Quien siembra vientos cosecha tempestades…