“SOLO JUEGO CON PASIÓN” Carlos Gómez lo deja todo en el terreno

“SOLO JUEGO CON PASIÓN” Carlos Gómez lo deja todo en el terreno

KISSIMMEE, Florida.
El jardinero dominicano Carlos Gómez ya es un veterano que ha pasado por muchos equipos en Grandes Ligas a pesar de tener apenas 30 años de edad, pero una carrera de 10 temporadas en las mayores.
Su apasionado estilo de juego, sin embargo, ha motivado críticas de los rivales de sus equipos y ha desatado más de un pleito a los puños con uno que otro que se ha incomodado por sus reacciones, ya sea con un batazo o con un ponche.
Pero el nativo de Santiago de los Caballeros explica que su forma de juego solo tiene que ver con la pasión que le pone a cada uno de sus swings y a cada segundo que juega en el mejor béisbol del mundo.
“No verán un Carlos Gómez que trata de demostrar otra cosa. Trato de ser yo y mi corazón darlo por completo cuando salgo a jugar. Nunca he tratado de hacerle daño a nadie, solo es mi estilo de juego, con pasión”, dijo Gómez al conversar con redactores de Hoy durante la cobertura de los entrenamientos de primavera en la Florida.
Gómez, quien debutó en las mayores en el 2007 con los Mets de Nueva York antes de ser cambiado a los Mellizos de Minnesota en el movimiento que involucró al zurdo venezolano Johan Santana, entiende perfectamente por qué sus contrarios reaccionan de esa manera y dice que es una estrategia para sacarlo de concentración.
“El rival siempre va a buscar la manera en que mi juego le hace daño, pero no le hago caso. No soy un tipo que causa problemas. Solo soy un jugador con pasión”, añadió Gómez.
Gómez debutó en las mayores con 21 años de edad, apenas cinco años después de haber sido firmado como profesional en la República Dominicana.
El talentoso jugador explica que ha hecho muchos sacrificios para llegar al nivel en que se encuentra, desde personales hasta familiares.
“Yo dejé mis estudios, mi familia, a temprana edad para perseguir mi sueño. Tengo 30 años y ya tengo 10 en Grandes Ligas y creo que he hecho mi trabajo bien. Todavía me queda mucho por delante y solo trato de ser yo mismo”, señaló.

Será agente libre. Cuando termine el 2016, Gómez optará por la agencia libre por primera vez en su carrera una vez expire el contrato por cuatro años y US$28 millones que originalmente firmó con los Cerveceros de Milwaukee, equipo que lo cambió a Houston el verano pasado.
Gómez evade comentarios relacionados con el dinero o con cantidad de años e indica que lo que le interesa es poder mantenerse en un equipo que le dé la oportunidad de conquistar un campeonato.
“Solamente quiero estar en un equipo como el que estoy ahora, competidor, y mantenerme en terreno de juego porque los números están ahí. No tengo ambición de pegar 40 jonrones o robarme 60 bases. Lo importante es el juego de hoy y ganar el partido”, señaló.
En el 2015, las lesiones limitaron a Gómez a solo 115 partidos, terminando con un promedio de bateo de .255, además de 12 cuadrangulares y 56 remolcadas, con 17 bases robadas y 61 anotadas
Gómez contó de la experiencia de moverse de un equipo a otro y la catalogó de complicada, por los ajustes necesarios en medio de una temporada, pero se mostró optimista por lo que le espera en el 2016.
“Me siento bastante bien. Ya empezar la temporada con el equipo es un inicio mejor. Es difícil cuando te cambian a mediados de la temporada, pero cuando uno inicia desde el primer día con un equipo es mucho mejor porque uno toma ventaja”, señaló.
Pero admitió que pasar de los sotaneros Cerveceros de Milwaukee a los Astros, que ganaron uno de los dos wild cards de la Liga Americana, fue un sueño hecho realidad.
“Es una oportunidad que no se tiene todos los años, venir de último lugar a un equipo peleando por los playoffs… me sentí privilegiado de llegar a los playoffs pero ya el año pasado es el pasado, este año es el importante”, manifestó.
Pero agregó que ya lo sucedido en el 2015 se ha olvidado y ahora solo está concentrado en lo que espera del 2016.
“(Hay) Muchas expectativas para un equipo joven y hay que salir a jugar el día a día y ver dónde estaremos en septiembre”, comentó.
Ha madurado. La intensidad de la juventud sigue presente en la persona de Carlos Gómez.
El furor por siempre dar lo mejor de sí mismo no ha cambiado.
Pero lo que sí ha adquirido es mucha experiencia y ha sabido madurar para administrar toda esa energía de la mejor manera posible.
Por eso, entiende Gómez, ha mejorado como jugador y se encuentra en el lugar que quiere.
“La dedicación, el deseo de progresar, el trabajo día a día y siempre con una sonrisa, eso me ha ayudado a progresar. Cuando uno tiene la experiencia, la madurez, el juego se te hace fácil. Todos los que firman tienen habilidades, pero no todos pueden hacer el trabajo día a día para ser consistente. He desarrollado mis habilidades y he sabido cómo administrar y aprender yo a controlar el juego”, indicó.