Sobreestimación de la economía

Sobreestimación de la economía

Una de las preguntas que con regularidad me hacen profesionales de diferentes áreas, si es verdad que el ingreso per cápita de los dominicanos es algo más de US$4 mil al año. Sin ecuaciones ni gráficos, como hablamos los economistas para que nadie nos entienda y confundirnos nosotros mismos, les digo que de ser cierto los pobres serían pocos y viviríamos felices todos, aunque el dato es repetido por los organismos internacionales, lo hacen con el convencimiento de que existe un serio problema de sobre-estimación del PIB, como resultado de un crecimiento acumulado que no ha sido tal. 

La estimación del crecimiento, por lo general, es una aproximación que tiene más de manipulación que de realidad, se acerca a la ficción, no hay manera de recoger todas las estadísticas de cantidades y precios para un año, ni siquiera la mayoría de ellas, aunque se diga lo contrario.

Pero el crecimiento no es una estadística más, es el objetivo de la política pública, razón por la que es necesario ser racional  e imparcial cuando se estima.

Las estadísticas oficiales afirman que el crecimiento acumulado fue 37.3% en los años 2005-2009, implica que anualmente la economía creció 6.5%, extraordinario para no decir increíble.

Lo anterior porque lo acumulado en los Estados Unidos apenas fue 8% y el crecimiento anual 1.6%, mientras en el mundo se acumuló 16.7% con un aumento anual de 3.1%, ambos en el mismo periodo.

Es decir, nuestro ritmo de crecimiento superó 3.8 veces la expansión de la economía americana y 2 veces la del mundo. De de ser cierto no se entiende por qué República Dominicana no ha sido objeto de estudio a nivel internacional, para conocer las razones del despegue, para  ver si la experiencia puede replicarse en el mundo pobre y en el menos pobre.

La respuesta es que se sabe lo de la sobre-estimación. De haberse hablado oficialmente, por ejemplo, de un crecimiento anual de 5.5%, lo acumulado sería 30.7%  de  2005 a 2009, o de un crecimiento anual de 4.5%, lo acumulado bajaría a 24.6%. 

Esa pequeña diferencia de uno y dos puntos porcentuales, entre lo que dicen nuestras autoridades y datos conservadores pero prudentes, en crecimiento acumulativo significa una reducción de 6.6 y 12.7 puntos porcentuales, una sobre-estimación del PIB de RD$450,710 millones y RD$867,275 millones, en per cápita RD$46.47 y RD$89.41, respectivamente.

Es decir, el per-cápita anual es mucho menos de los US$4 mil de que se habla, de eso no hay duda.

Cuando corregimos el PIB por la sobre-estimación cambian los índices macroeconómicos. Para solo citar dos ejemplos, la presión tributaria superaría el 20% en lugar de 13% como dice el Gobierno, la deuda con relación al PIB, subiría a más del 50 por  ciento.

Debe quedar claro que la sobre-estimación del crecimiento, en uno o dos puntos porcentuales, tiene efectos perversos en el bienestar de la gente en el corto y largo plazo. El problema es que las autoridades han confundido crecimiento con consumo.