Sobre la conservación ambiental

Sobre la conservación ambiental

Los grupos que apoyan la conservación y el  medio ambiente, tienen sobrada razón cuando se quejan amargamente del poco respaldo que reciben  de algunas autoridades del sector responsable de la seguridad ambiental.

Vemos con asombro cómo nuestros bosques y ríos son salvajemente devorados por empresarios inconscientes que no les duele ni le importan el porvenir del país ni de las generaciones futuras.  La extracción de arena de nuestros ríos  se ha convertido en un gran negocio para empresarios inescrupulosos que nutren sus carteras de riquezas que pertenecen a todos los ciudadanos de este país.

Hay que reconocer los esfuerzos que en este sentido lleva a cabo la Secretaría encargada de la conservación ambiental, aunque insistimos que no es suficiente  demostrar buenas intenciones, cuando de conservar nuestros recursos naturales se refiere.

El hecho de que dentro de los grupos de ambientalistas existan personas ligadas a la política, puede que cree suspicacia en algunas autoridades, pero sería conveniente que estas mismas autoridades pensaran que actitudes como las acaecidas últimamente en Bonao; lejos de tratarse como actitudes políticas, deberían servir de apoyo para drásticas acciones contra los depredadores de nuestros recursos naturales. 

Cuando se defienden los recursos naturales y el medio ambiente, se defiende el futuro de todo un pueblo, se defiende la seguridad de que contaremos con agua permanentemente, se defiende la seguridad alimentaría  y se protege en fin el más elemental de todos los derechos, el de la vida.  Poco importa entonces  la ideología de los defensores ni el provecho político que se le pueda sacar a esta defensa, lo único que importa en este caso es el alerta y el freno que se le pueda poner a los depredadores ambientales.