Siria acusa a EEUU y Francia de apoyar “terroristas” por oponerse a comicios

Siria acusa a EEUU y Francia de apoyar “terroristas” por oponerse a comicios

Beirut. EFE.- El régimen sirio de Bachar al Asad acusó hoy a EEUU, Francia y el Reino Unido de apoyar a “los terroristas» que operan en su territorio y a Israel por oponerse a la celebración de elecciones presidenciales en Siria, el próximo 3 de junio.

En un artículo firmado por él mismo, el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal Miqdad, afirmó en el diario libanés “Al Biná” que esos Estados están en contra de las reformas del Gobierno de Damasco encaminadas a promover la democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho en Siria.

“Nos sorprendió este libertinaje e injerencia descarada de países que pretenden ser democráticos, pero que no conocen el significado de la democracia en absoluto”, indicó el responsable sirio, cuyo Gobierno califica de “terroristas” a los rebeldes opositores de todo signo.

Subrayó que los Ejecutivos occidentales tienen “un doble rasero» y calificó a sus líderes de corruptos, ya que, destacó, prefieren tratar con Estados del Golfo como Arabia Saudí a hacerlo con Siria, para satisfacer a Israel.

Miqdad agregó que las posturas de EEUU, el Reino Unido y Francia favorecen, además, a los “terroristas y asesinos”, como el radical Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), el islamista Frente Islámico y el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

El viceministro recordó que Arabia Saudí es el origen del extremismo “wahabí”, rama rigorista del islam.

Siria se prepara para celebrar el próximo 3 de junio elecciones presidenciales, a las que se ha postulado el presidente Al Asad, en el poder desde 2000, para acceder a un tercer mandato.

El país se halla actualmente sumido en una guerra que dura ya tres años y que ha causado más de 150.000 muertos, según datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Washington se opone a los comicios porque considera que no son coherentes con el plan de paz, acordado entre la ONU y las potencias mundiales, que contemplaba un proceso de transición y de reconciliación entre las partes enfrentadas.