Siguen perdiéndose casas victorianas de Puerto Plata

Siguen perdiéndose casas victorianas de Puerto Plata

Estamos viendo con mucha preocupación cómo en los últimos años se nos ha estado perdiendo nuestro patrimonio arquitectónico de Puerto Plata, ante la mirada indiferente de las autoridades llamadas a velar por la conservación de las Casas Victorianas.

Acaban de demoler las casas 49 y 99 de las calles Antera Mota de Reyes (antigua calle Calvario) y Beller, que fueran propiedades del autor de las letras del Himno Nacional, don Emilio Prod Homme, construida en el año 1915: de estilo victoriana, galería en escuadra y de la familia Plá Ventura, respectivamente, construida en el año 1935, tipo bungalow, con galería mostrando toques neo-clásicos.

En los últimos años fueron moradas de don Eduardo Díaz, ex Oficial del Estado Civil del Municipio de Puerto Plata, y don Germán Gómez Torres, hacendado que ocupó altas posiciones en el tren administrativo. Ambas casas fueron demolidas sin ton ni son, por sus actuales propietarios, en franca violación a la ley.

Nadie ha dicho nada. Mucho menos se ha dado una explicación al respecto.

Recuérdese que la mansión de don Ricardo Limardo fue demolida hace algunos años.

En varias casas y edificios antiguos se han venido realizando remodelaciones que los han mutilado. Esas remodelaciones reciben cambios insípidos y descuidados que destruyen el valor de conjunto de algunas partes de la ciudad, las mismas ocurren día a día.

Por otro lado, otras casas y edificios se han convertido en minas, que poco a poco son un peligro público, ya que sus propietarios no tienen los recursos necesarios para emprender su restauración, o bien porque a estos no les interese conservarlos, sino levantar en ese sitio una nueva edificación.

Esta situación de indiferencia producirá a la larga que Puerto Plata pierda el carácter tradicional que la caracteriza y distingue en la actualidad.

Pero, no todo está perdido en Puerto Plata; debemos de alabar y congratular a los extranjeros que actualmente están reparando y acondicionando el edificio No. 14, de la calle John F. Kennedy, que fuera construido en el año 1920, propiedad de los hermanos Bentz. Fue su último dueño Angel B. Muñiz, y que fuera catalogado de: Imponente edificio de tres plantas cuya fachada primorosa refleja una mezcla de elementos clásicos en forma típica a la de muchos edificios europeos de la misma época, concreto armado.

Así, como también, a la Respetable y Benemérita Logia Restauración No. 11, que está siendo sometida a reparación por expertos ingenieros, gracias a la ayuda económica de INDOTEL, a través de su presidente, doctor José Rafael Vargas.

Dichos extranjeros que adquirieron ese edificio de la calle Kennedy, a través de una compra, están respetando la estructura de cómo era el edificio en su original construcción. Vaya nuestra felicitación.

Para la ciudad de Puerto Plata, la muerte desde el punto de vista de ofrecer al turismo un ambiente arquitectónico diferente, producto de otra época en la historia del Caribe, puede ser lenta, dependiendo cómo se conserve.

Expresamente he dejado para último, y quizá sea el primero, el recurso a que apelan algunos propietarios desaprensivos, que ven sus inmuebles deteriorarse careciendo de recursos para repararlos y a falta de asistencia gubernamental, toman el innoble camino del fósforo para solucionar sus problemas, en desmedro del ornato y del mejor exponente de nuestra cultura victoriana.