Siguen saqueos Nueva Orleans

Siguen saqueos Nueva Orleans

NUEVA ORLEANS (AP).- La policía vio con impotencia cómo en toda la ciudad grupos de personas saquearon comercios llevándose alimentos, ropa, electrodoméstico, armas y hasta municiones. Entretanto bandas de hombres armados recorrían Nueva Orleans.

«No nos gustan para nada los saqueos, pero lo primero son las misiones de búsqueda y rescate», dijo el miércoles la gobernadora Kathleen Blanco. Agregó que pidió a la Casa Blanca que envíe más personal para que colabore en las operaciones de evacuación y rescate, lo que permitiría a la Guardia Nacional poner coto a los saqueadores.

«Necesitamos aliviar a la Guardia Nacional para que patrulle la ciudad», dijo Blanco.

En el barrio de Carrollton, que se encuentra a mayor altitud que el resto, los saqueadores utilizaron una carretilla mecánica para abatir las persianas metálicas de los comercios y romper los vidrios de la farmacia Rite-Aid, que fue completamente saqueada.

El jefe de la seguridad interna de Nueva Orleans, Terry Ebbert, dijo que los saqueadores allanaron los comercios en toda la ciudad y robaron gran cantidad de armas y municiones, y que bandas de hombres armados recorren la urbe.

El diario The Times-Picayune dijo que la sección de armas de los almacenes Wal-Mart, en el distrito Lower Garden, fue completamente vaciada por los saqueadores.

Durante la noche fueron escuchados disparos en Carrollton.

Las autoridades dijeron que un agente policial recibió un disparo en la cabeza y que un saqueador fue herido en un tiroteo. Se cree que el agente podrá sobrevivir.

Las autoridades planeaban enviar 70 agentes policiales más y un transporte blindado de personal a la ciudad.

Entretanto, las autoridades municipales dieron mayor prioridad al rescate de víctimas y a reparar una grieta de un dique que filtraba agua a las calles.

«Uno de nuestros temores es que si no paramos la filtración, ello podrá las vidas de los ciudadanos en peligro», dijo el gobernador. «Estamos preocupados acerca de las cosas esenciales. Pedimos más presencia militar en la ciudad para controlar mejor la situación».

En la calle Canal de Nueva Orleans, docenas de saqueadores abrieron las puertas de acero de joyerías y tiendas de ropa y se apoderaron de mercancías. En Biloxi, Misisipí, la gente robaba dinero de las máquinas tragamonedas de los casinos y saqueaba otros negocios.

En algunos casos, el saqueo se realizaba en presencia de agentes policiales y miembros de la Guardia Nacional.

El Barrio Francés pareció no haber sido muy afectado por las aguas, pero sus tiendas eran saqueadas sin cesar.

«El saqueo está descontrolado, el Barrio Francés ha sido atacado», dijo la concejal Jackie Clarkson. «Estamos utilizando a los pocos y agotados agentes policiales que tenemos para controlar los saqueos cuando debían ser usados para la búsqueda y rescate de gente que está todavía en los tejados».

En una farmacia del Barrio Francés, los saqueadores sacaban cestas llenas de comestibles y refrescos, papas fritas y pañales. Otros fueron vistos sacando de una tienda zapatillas de tenis y camisetas de equipos de fútbol.