Siguen combates en Nayaf; esperan delegación de paz

Siguen combates en Nayaf; esperan delegación de paz

BAGDAD (AFP).- Esporádicos pero violentos combates se registraban este lunes en Najaf, cuando la conferencia nacional decidió postergar para el martes el envío de una delegación que realice el último intento por evitar un asalto masivo de las fuerzas estadounidenses a la ciudad santa chiíta.

   La Conferencia Nacional iraquí, inaugurada el domingo en Bagdad para preparar las elecciones a principios de 2005, decidió enviar una delegación para pedir al jefe radical chiíta Moqtada Sadr que retire su milicia del mausoleo de Ali y la transforme en partido político, mientras se informó de los secuestros de un periodista norteamericano y de dos camioneros turcos.

   Después del mediodía, el ejército estadounidense libraba violentos combates en apoyo a las fuerzas gubernamentales contra las milicias atrincheradas en un reducto alrededor del mausoleo, adonde se dirigieron unos 50 jefes de tribu para «mostrar su lealtad a Moqtada Sadr», según un dirigente del movimiento.

   «Debemos cooperar para convencer a Moqtada Sadr y a los queridos hermanos del Ejército del Mehdi para que transformen (su milicia) en partido político, organización, o cualquiera que sea su denominación», agregó el jeque Hussein Al-Sadr, un religioso chiíta de Bagdad, pariente de Moqtada Sadr, que presentó la resolución de la Conferencia Nacional, dirigiéndose a los 1.300 delegados que en ella participan, provenientes de todas partes de Irak.

   «Sugiero lanzar un llamamiento urgente a Moqtada Sadr, como lo hicimos la víspera al gobierno iraquí, y preparar una resolución en tres puntos que pueda ser aprobada por todo el mundo: la retirada del Ejército de Mehdi del mausoleo, la entrega de las armas y la transformación del Ejército del Mehdi en un partido político», agregó.

   Pero el portavoz de Moqtada Sadr en Nayaf, jeque Ahmad Chaibani, afirmó a la AFP que su jefe estaba dispuesto a recibir la delegación, pero en lo que respecta a los dos últimos puntos de esa resolución, sugirió que se alcance un acuerdo mediante «negociaciones y no por una decisión unilateral».

   «Estamos dispuestos tanto a defendernos como a lograr la paz», resaltó.

   Además, respecto a la retirada de la milicia de Nayaf, el jeque Chaibani indicó que ello depende de los máximos responsables chiítas: «Ali Sistani y Kazem al Hairi». El primero está hospitalizado en Londres y el segundo, que es el mentor de Moqtada Sadr, vive en la ciudad iraní de Qom.

   Por otro lado, un periodista estadounidense fue secuestrado el sábado en Nasiriya, a 375 km al sur de Bagdad, cuando hacía un reportaje sobre los sitios arqueológicos de la región, informó el lunes a la AFP el vicegobernador de la ciudad, Adnan al Charifi.

   «El periodista Micah Garen paseaba por el mercado, en el centro de la ciudad, cuando fue secuestrado por desconocidos», precisó.

   Micah Garen es el fundador y director de Four Corners Media, una empresa especializada en los documentales video, foto y texto, con sedes en Nueva York y Colorado.

   Asimismo, el jefe de la guardia nacional iraquí en Samarra y su adjunto murieron el lunes a manos de la guerrilla en esa ciudad situada al norte de Bagdad, según el ministerio del Interior y una organización clandestina que reivindicó el asesinato.

   Dos camioneros turcos han sido secuestrados en Irak por un grupo de asaltantes desconocido que por el momento no ha presentado ninguna exigencia para liberarlos, anunció este lunes la compañía turca para la que trabajan.

   Por otra parte, dos camioneros libaneses y otro sirio, secuestrados el pasado 6 de agosto en Irak, fueron liberados este lunes por sus secuestradores, declaró a la AFP la madre de uno de ellos desde Trípoli (Líbano).

   En otro orden de cosas, este lunes se endureció el tono entre Teherán y Bagdad. Irán advirtió al gobierno interino iraquí de que «toma muy en serio» la suerte del diplomático iraní supuestamente secuestrado por un grupo armado iraquí, que amenaza con «castigarlo» si la República Islámica no libera a 500 prisioneros de la guerra entre los dos países entre 1980 y 1988.

   Del lado iraquí, algunos oficiales se sumaron a las declaraciones de los estadounidenses para acusar a los iraníes de inmiscuirse en sus problemas e incluso de armar la rebelión de los chiítas, que son mayoría en Irán e Irak.

   En Faluya, ciudad rebelde sunita del oeste, un iraquí murió y 17 resultaron heridos por obuses disparados por tanques estadounidenses, informaron fuentes médicas.

   Finalmente, los precios del petróleo sobrepasaron la barra simbólica de los 44 dólares el barril por primera vez y alcanzó un nuevo récord, esta vez motivado por el incendio de pozos petroleros en el sur de Irak, que el domingo fueron blanco de cohetes lanzados por los insurgentes.