Sicarios matan 6 policías y un civil en Ciudad Juárez, México

Sicarios matan 6 policías y un civil en Ciudad Juárez, México

CIUDAD JUÁREZ,  México. AFP. Al menos seis policías y un civil de 17 años murieron  ayer en México, en un ataque de presuntos sicarios del narcotráfico en Ciudad Juárez, fronteriza con Estados Unidos y azotada por la violencia de las mafias del crimen organizado, informó la policía.

 Se trata del mayor ataque contra la Policía Federal en esa ciudad de 1,3 millones de habitantes y vecina de El Paso (Texas) desde que esa fuerza asumió el 8 de abril el patrullaje y el control del orden público, que había estado confiado en el último año a los militares.

 Tras el ataque, la frecuencia de radio usada por las patrullas fue interferida por la transmisión de ‘narcorridos’, la música que alaba a los traficantes, confirmó un policía.

 «En la escena del ataque murieron cuatro agentes federales y uno municipal, y otro federal cuando era atendido en un hospital», dijo a la prensa Enrique Torres, vocero de la secretaría de Seguridad Pública del estado de Chihuahua (norte).

 En el lugar también perdió la vida «un civil de 17 años de edad», añadió más tarde en un comunicado esa secretaría de Seguridad Pública, que agregó que entre los seis uniformados muertos había una mujer policía.  Otros dos agentes resultaron lesionados y fueron llevados a un hospital que fue rodeado de un cerco policial, añadió Torres.

 El ataque se registró poco después del mediodía (17H00 GMT) en una avenida del sureste de Ciudad Juárez, cuando desde tres vehículos se realizaron disparos contra dos patrullas policiales que realizaban una revisión de rutina a un automóvil, precisó el vocero. Un agente policial había dicho antes que el ataque ocurrió cuando los policías trataron de detener a una caravana de camionetas.

La cifra

22,743

Homicidios. Desde diciembre de 2006 se han registrado en todo el país más de 22,743 homicidios atribuidos al crimen organizado, contra el cual el gobierno desplegó a unos 50,000 militares.  Esa estrategia ha sido respaldada por Washington, pero tachada de ineficaz por la oposición.